• Brasil Muere la ‘influencer de fitness’ Adriana Thyssen, famosa tras perder 45 kilos en poco más de un año

Suele decirse que todos tienen al menos un doble en algún lugar del mundo. En el caso del médico brasileño Perseu Ribeiro Almeida, su extremo parecido con Taillón de Alcántara Pereira Barbosa fue mortal: él y otros dos médicos fueron acribillados esta semana por cuatro narcos en una playa de Río de Janeiro. Un cuarto médico se salvó de milagro y se está recuperando.

Ribeiro Almeida y Pereira Barbosa se parecían mucho, de eso no hay dudas. Pero ese dato no pareció conmover a los jefes de los cuatro atacantes, que para castigar el error ordenaron su muerte: horas después de la lluvia de balazos en la playa, los cuatro asesinos fueron encontrados muertos en los maleteros de dos vehículos.

Los tres médicos estaban tomando algo en la madrugada de este jueves en uno de los típicos bares del barrio de Barra da Tijuca, en el sur de la ciudad, una zona de buenas playas y gran crecimiento urbano en los últimos años. El bar estaba frente al hotel en el que se alojaban, sede de un congreso médico.

Cuatro hombres irrumpieron desde un auto e iniciaron una intensa balacera contra el kiosko y los cuatro médicos. Marcos de Andrade Corsato, de 63 años, y Perseu Ribeiro Almeida, de 33, murieron en el lugar de los hechos. Diego Ralf de Souza Bomfim, de 35 años, fue atendido por médicos, pero no pudo sobrevivir a las heridas.

El único que evitó la muerte fue Daniel Sonnewend Proença, de 32 años, que tras una intervención quirúrgica de 10 horas mostró un sorprendente buen humor.

Periodistas se reúnen afuera de la estación de la Unidad de Homicidios de la Policía Civil en Río de Janeiro, Brasil, el 5 de octubre de 2023, después de que tres hombres fueran asesinados a tiros en una zona adinerada de la ciudad. Tres médicos, uno de ellos hermano de una congresista socialista, fueron asesinados en un ataque a tiros temprano el jueves por la mañana en un bar junto a la playa en Barra da Tijuca, al oeste de Río de Janeiro, informaron las autoridades. Un cuarto hombre, parte de un grupo de profesionales que había viajado a Río para asistir a un congreso internacional, resultó herido y fue trasladado al hospital, según medios locales. (Foto de Florian PLAUCHEUR / AFP)
Periodistas junto a la comisaría.FLORIAN PLAUCHEURAFP

«¡Gente, todo bien, todo tranquilo, gracias a Dios, solo algunas fracturas!», dijo el médico en un video distribuido en redes sociales.

El médico recibió 14 disparos que le causaron 24 heridas punzantes en el cuerpo. Sonnewend sufrió heridas en el pecho, los intestinos, la pelvis, la mano, las piernas y el pie.

El destino de los delincuentes fue tenebroso: horas después del asesinato del asesinato de los tres médicos, sus cuerpos fueron encontrados sin vida. Tres de ellos en el maletero de un auto, el cuarto en otro diferente.

«Brasil tiene leyes, tiene reglas, tiene un Estado de Derecho que debe ser y será respetado. No tiene sentido decir que las organizaciones criminales cometen un crimen y luego lo resuelven ellas mismas», dijo Ricardo Cappelli, número dos del Ministerio de Justicia, antes de reunirse con Claudio Castro, gobernador del Estado de Río de Janeiro.