• Guerra Muere un importante comandante de Hizbulá en un ataque de Israel en El Líbano
  • Tensión Israel se defiende de los cargos por genocidio: «Queremos proteger Gaza, no destruirla»

Con una infiltración armada desde el Líbano y ataques mutuos, Hizbulá e Israel elevaron este domingo un grado más el enfrentamiento-amplío aunque aún no a gran escala- que mantienen desde el inicio de la guerra que hoy cumplía 100 días en la Franja de Gaza. A raíz de la masiva respuesta del Tsáhal al ataque del grupo integrista Hamas del pasado 7 de octubre en el sur de Israel, la milicia libanesa ataca a su gran enemigo como «apoyo y para desgastar al Ejército» topándose con respuestas cada vez más contundentes de la Fuerza Aérea en el sur del Líbano.

Esta madrugada, un comando procedente del Líbano fue descubierto por una patrulla israelí-avisada por la vigilancia aérea-en la zona fronteriza de Har Dov o Granjas de Shebaa. «Los tres terroristas que se infiltraron en nuestro territorio abrieron fuego y poco después los soldados mataron a los terroristas«, anunció el portavoz israelí añadiendo que cinco militares resultaron heridos. Todo indica que la infiltración armada lleva la firma de Hizbulá aunque un grupo autodenominado Brigadas Islámicas Al-Az asumió la autoría señalando que era su respuesta al asesinato del número dos de Hamas e importante figura de su brazo armado, Saleh al-Arouri en un ataque selectivo de drones el pasado 2 de enero en Beirut.

A media mañana, una mujer israelí, de 76 años, y su hijo, de 45, murieron en su casa en la pequeña localidad de Yuval debido al impacto directo de un misil antitanque disparado por Hizbulá en uno de sus ataques de este domingo contra comunidades y posiciones militares en Israel. La milicia proiraní afirmó que el objetivo en Yuval era una fuerza militar. Israel respondió con fuego de artillería y posteriormente de la Fuerza Aérea contra Hizbulá a más de 30 kilómetros de la frontera.

El jefe de este grupo, Hasan Nasrala, confirma que EEUU advirtió a Beirut que si no cesa este frente Israel podría iniciar una guerra contra esta milicia con todo lo que significaría para Líbano. «Vamos a seguir luchando en nuestro frente y a seguir causando bajas a Israel. Nos han pedido que paremos de luchar para que Israel no haga la guerra al Líbano», declaró en un discurso este domingo en el que elogió la figura del jefe de la unidad Fuerza Radwan en el sur del Líbano, Wissam al-Tawil, muerto en un reciente ataque israelí. «La intimidación de Washington no ayudará, ni hoy ni mañana. Quien debería temer la guerra es Israel. Hemos estado preparados para la guerra durante 99 días y no le tenemos miedo. Lucharemos sin fronteras», avisó, aunque pese a la retórica no parece tener ahora interés en una guerra con Israel.

Según él, tras 100 días de guerra en Gaza Israel ha fracasado al no lograr doblegar a Hamas mientras su número de bajas sigue creciendo. «El enemigo no pudo eliminar la resistencia ni siquiera el Gobierno de Hamas. No pudo detener los proyectiles ni siquiera del norte de Gaza», añadió convencido de que Israel tendrá que aceptar las condiciones del grupo integrista para la tregua.

Los ataques no cesarán

Nasrala avisa de que sus ataques contra el norte israelí no cesarán hasta que pare la ofensiva en Gaza y espera que la escalada sea aprovechada para satisfacer sus exigencias territoriales en disputas con Israel. El Gobierno israelí, por su parte, exige por la vía diplomática y si no la militar la retirada de la milicia proiraní hasta el norte del río Litani como establece la resolución 1701 tras la guerra del 2006.

El emisario estadounidense Amos Hochstein mantiene reuniones al más alto nivel en Beirut y Jerusalén para evitar una guerra que sería incluso mucho más intensa que la de Gaza donde según el ministerio de Sanidad controlado por Hamas la ofensiva israelí ha causado casi 24.000 muertos con una dramática crisis humanitaria que por ejemplo incluye el desplazamiento de 1,9 millones de los 2,3 millones de habitantes. El ataque de Hamas hace 100 días causó 1.200 muertos en el sur de Israel mientras 188 soldados han muerto en la incursión en el enclave palestino donde miles de casas han sido destruidas o severamente dañadas tras varios meses de bombardeos. Según datos del Ejército difundidos este domingo por la tarde, el número de efectivos armados de Hamas y otros grupos muertos en los ataques y combates tras el 7-O supera los 9.000. De los 11.000 proyectiles disparados contra Israel que cruzaron sus fronteras, 9.000 procedieron de la Franja de Gaza, 2.000 de Líbano y unos 30 de Siria.

100 días después, 132 de los casi 250 secuestrados en el sur de Israel siguen en cautiverio. A ellos se suman cuatro (dos ciudadanos con problemas mentales que entraron por su cuenta en Gaza y los cadáveres de dos soldados muertos en la guerra del 2014). En la masiva manifestación de 24 horas iniciada el sábado por la noche en Tel Aviv, los duros testimonios (incluyendo violaciones de chicas en cautiverio en Gaza) de algunos de los más de 100 rehenes ya liberados fortalecieron el grito unánime al Gobierno para que llegue a un acuerdo ya mismo que permita su liberación.

100 días después, la intensidad de los combates y ataques aéreos en la zona sureña de Jan Yunis contrasta con la fase menos masiva en el norte de la Franja donde miles de soldados regresaron a Israel. La pregunta es si volverán o serán parte de la ofensiva contra Hizbulá en los próximos meses, y si la mediación evitará una guerra como la del 2006.