• Entrevista Diana Mondino: «Me llama mucho la atención que definan a Milei como de ultraderecha; vamos a ser un país con sentido común»
  • Argentina El escandaloso yate en Marbella que descubre una nueva ciénaga de corrupción en el peronismo

Patricia Bullrich, la candidata a la Presidencia de Argentina por la coalición social-liberal Juntos por el Cambio (JxC), revivió sus posibilidades electorales en la noche de este domingo al destacarse en el segundo debate presidencial de cara a las elecciones del 22 de octubre.

«Massa, ¿cuándo van a dejar de afanar?», dijo la candidata al postulante del peronismo, Sergio Massa, apelando a una palabra del lunfardo argentino que significa «robar». Massa, que es hoy el ministro de Economía, se vio desconcertado por el ataque, demoró unos segundos en responder y echó en cara a la candidata la escasa elegancia de su lenguaje.

Fue uno de los tantos que se anotó Bullrich a lo largo de las dos horas de debate en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA). La candidata se mostró con más energía y precisión que en el debate de hace una semana, aunque con tropiezos en la dicción, y, en ocasiones, poca claridad en sus frases.

Ese no fue un problema para Massa, que se expresó con claridad, pero se vio atacado por todos los flancos: en un debate a cinco, el peronista fue el eje de todas las críticas. La profundización de la crisis económica y los recientes escándalos de corrupción del peronismo le fueron echados en cara al candidato que hoy ejerce como virtual presidente ante la notoria retirada de escena de Alberto Fernández.

El ultraliberal populista Javier Milei, que ganó las primarias de agosto, intentó mostrar un tono sosegado y profesoral para no poner en peligro su posición, pero tropezó a la hora de responder a las acusaciones de su sociedad oculta con el peronismo gobernante.

Así, cuando Bullrich lo acusó de incluir en sus listas a peronistas sugeridos por Massa, el libertario comenzó su respuesta con un «vos también», que implicaba la admisión de que la acusación era cierta.

Aunque los temas de política internacional no formaron parte del debate, el asunto se coló a partir de los ataques de Hamas en Israel el último fin de semana.

Cinco de los cuatro candidatos habían aceptado la propuesta de un minuto de silencio como señal de respeto a las víctimas de los ataques de Hamas, pero la candidata de la izquierda dura, Myriam Bregman, se negó, ya que considera al Estado de Israel responsable de la explosiva situación en el Cercano Oriente.

«Un debate de tono caliente, con Bullrich aguerrida, Massa disociado y Milei opaco», sintetizó ‘Clarín’, en tanto que ‘La Nación’ destacó que «Bullrich recuperó protagonismo» y que Massa «se mostró incómodo».

‘Página 12’, cercano al gobierno, destacó la propuesta de Massa de crear «un FBI argentino», en tanto que ‘Eldiarioar’ coincidió con la visión de un Milei «opacado».

El candidato ultraliberal ganó las primarias de agosto con un 29% de los votos, contra un 27,7 de Bullrich y un 27 para Massa. Las encuestas que se difunden, muy poco confiables según la experiencia de varias citas electorales, muestran a Milei con cierta ventaja de cara al 22 de octubre y a Massa peleando con Bullrich el segundo puesto y el ingreso a un potencial ballotage el 19 de noviembre.