• Álbum Las imágenes del atentado contra el candidato presidencial ecuatoriano Fernando Villavicencio
  • Latinoamérica El narco tiñe de sangre Ecuador y debilita al Gobierno

No fue el debate de los presentes, pesaron demasiado las ausencias. La primera, la de Fernando Villavicencio, el periodista anticorrupciónasesinado la semana pasada por sicarios, cuya pericia dialéctica regaló los mejores momentos en dos años de la última Asamblea Nacional, denostada por el país. Y la segunda, la de Christian Zurita, su amigo, también periodista de investigación, empujado por las circunstancias a asumir la candidatura del Movimiento Construye, en binomio con la ambientalista Andrea González.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) todavía no ha aceptado al nuevo ticket electoral, por lo que Zurita no pudo participar en el duelo televisado, aunque hizo acto de presencia, con el mismo estilo de su «brother«, como definía a Villavicencio. «Después de ver el debate presidencial llego a la conclusión de que el CNE continúa la tarea de los sicarios: silenciar a Fernando Villavicencio», disparó Zurita, que empieza fuerte el sprint final que llevará a la apertura de urnas el próximo domingo. Los organizadores dejaron en el escenario un lugar vacío.

«Es injusto que Villavicencio no haya estado representado en el debate. Este crimen no va a quedar en la impunidad. Tenemos que saber hasta el último detalle de lo que ocurrió con él, con Agustín Intriago (popular alcalde de Manta, asesinado en julio), Rider Sánchez (candidatos a asambleísta también asesinado) y las más de 4.000 víctimas de muertes violentas en lo que va de año», subrayó Otto Sonnenholzner, exvicepresidente de Lenín Moreno y que disputaba el mismo espacio ideológico que el periodista anticorrupción.

«Aquí nos falta el candidato que fue asesinado porque de manera valiente se enfrentó a la corrupción. Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena», destacó Xavier Hervás, una de las grandes sorpresas de los comicios de 2021 que todavía no parece haber arrancado en los actuales, que elegirán al presidente y a los parlamentarios que acabarán la actual legislatura dentro de dos años.

Antes de producirse el atentado del jueves, Sonnenholzner ocupaba el segundo lugar en el promedio de encuestas, en dura lucha con el candidato indígena, Yaku Pérez, y el propio Villavicencio. Por detrás, el principal defensor de la mano dura, el populista Jan Topic. Y más abajo el resto, encabezados por Hervás.

Y esa es precisamente una de las principales conclusiones de un debate anodino, sólo animado por los enfrentamientos directos entre los abanderados, sin mayor profundidad, sobre el que tanto pesó el magnicidio de Villavicencio. El impacto es de tal tamaño que se ha abierto al máximo el abanico de posibilidades para acompañar a Luisa González, candidata de Revolución Ciudadana que encabeza todas las encuestas, pero que no parece contar con suficientes apoyos para vencer en primera vuelta. «Nosotros somos los únicos capaces y con experiencia», resumió González tras el debate, enganchada al lema el resurgir de la patria.

La candidata, ultra correísta y ferviente militante antiabortista, ejerció como cadena de transmisión de su jefe político, Rafael Correa, que arengó a su elegida a través de las redes sociales, su habitual púlpito. En la candidatura oficialista todo pasa por el ex mandatario, cuyo plan pasa por ganar las elecciones, regresar por la puerta grande a su país pese a la condena a ocho años de cárcel por corrupción (Villavicencio fue uno de los periodistas que desentrañó las corruptelas de la revolución ciudadana) para presentarse como candidato en las presidenciales de 2025.

Poco más aportó González a un debate donde la seguridad y el avance del narcotráfico volvieron a marcar la agenda política, sabedores los siete participantes de que su destino depende de sus respuestas ante la inédita ola de violencia que atemoriza a los ecuatorianos. Daniel Noboa simbolizó la situación portando un chaleco antibalas durante el debate, el mismo que se negó a llevar el asesinado Villavicencio.

«Policías, cuiden a la ciudadanía, que a ustedes les cuido yo», insistió Sonnenholzner. «Las candidaturas del pasado, responsables de la pobreza, la inseguridad y el crimen organizado, vuelven a vender falsas promesas. El dinero alcanza cuando no se lo roban», advirtió Pérez.

«Vamos a retomar el control de las 36 cárceles del país, a controlar nuestras fronteras, equiparemos a nuestras fuerzas del Orden y aplicaremos tecnología e inteligencia», sintetizó Topic, antiguo legionario y mercenario en las guerras de Siria y Ucrania. «Francotirador», le denominó González.