Actualizado

El Partido Democrático Unionista (DUP) ha respaldado la propuesta negociada por su líder, Jeffrey Donaldson, con el Gobierno de Rishi Sunak en torno a las consecuencias comerciales del Brexit en Irlanda del Norte, en una maratoniana reunión que concluyó en la madrugada del martes. La decisión de la fuerza mayoritaria en la comunidad protestante pro-británica despeja la vía de la restauración de la autonomía a los dos años casi exactos del colapso del Gobierno compartido en una controvertida estrategia de Donaldson. «Creo que ahora se dan todas las condiciones adecuadas para convocar la Asamblea», dijo el ministro británico para la provincia, Chris Heaton-Harris.

El DUP se retiró del autogobierno en febrero de 2022, en protesta por el Tratado de Retirada de la Unión Europea (UE), que creó en la práctica una frontera comercial entre Irlanda del Norte y el resto de las naciones británicas. Un acuerdo posterior, el Marco Windsor de 2023, redujo el volumen de papeleo e inspecciones aduaneras de las mercancías destinadas al mercado norirlandés y creo un «canal rojo» para las exportaciones en ruta a la Republica, país miembro de la UE.

La situación no satisfizo las demandas unionistas. El DUP busca un marco comercial sin fricciones entre los componentes del Reino Unido y garantías legislativas de la «posición» del Ulster en la unión británica. Donaldson declaró este martes que el pacto acordado con Londres «elimina la frontera entre Irlanda del Norte y Reino Unido» y acaba con el «alineamiento dinámico» regulatorio. La provincia forma parte de ciertas esferas del mercado único, lo cual requiere un ajuste permanente en línea con las normativas europeas.

El ministro británico evadió entrar en detalles sobre el acuerdo, que debería publicarse hoy miércoles. Por lo pronto, se reunió con los dirigentes políticos a fin de coreografiar el retorno al Parlamento de Stormont y la designación del presidente de la Asamblea. Solo entonces se podrá nominar a los ministros del Gobierno compartido entre unionistas y nacionalistas, según establece el Acuerdo de Viernes Santo de 1998.

El Sinn Fein obtendrá el título de mayor rango simbólico en el Ejecutivo autonómico, salvo imprevistos de última hora que entorpezcan la restauración. La formación republicana arrebató al unionismo su tradicional hegemonía, en mayo de 2022, aunque el resultado electoral quedó en el limbo dado el boicot institucional del DUP.

La vicepresidenta del Sinn Fein, Michelle O’Neill, que ejercerá como ministra principal del Norte, describió el cambio de situación como un «momento para el optimismo». «Un momento de gran importancia», recalcó en Belfast la número uno del partido, Mary Lou McDonald, marcando el horizonte en la reunificación política de la isla.

Donaldson obtuvo el respaldo del partido en una reunión a puertas cerradas del largo centenar de miembros de la ejecutiva. En la entrada del recinto, hubo protestas de radicales que rechazan los acuerdos con la UE. Además, cara al exterior, se filtró el discurso del líder en un goteo de mensajes que el lealista Jamie Bryson, difundió por la red social X.

El líder unionista, que preserva un escaño en Westminster, celebró no obstante la «decisiva decisión» de la ejecutiva del DUP, que le «garantiza el mandato necesario para avanzar». La iniciativa queda ahora en terreno del Gobierno conservador, que pretende tramitar con celeridad la prometida ley en aval de la unidad de las naciones británicas. Sunak también ha garantizado una inyección de casi 4.000 millones de euros en cuanto se restauren los cargos ministeriales en Stormont.