• Francia Macron defiende que en Europa «queremos aliados, pero queremos poder elegirlos».

Francia asiste hoy a la duodécima jornada de movilización contra la controvertida reforma del sistema de pensiones del presidente Emmanuel Macron, mientras sus ojos se vuelven hacia la calle, pero sobre todo hacia el Consejo Constitucional, que mañana deberá pronunciarse sobre la ley y decidir si censurarla. , si modifica parte o todo el consentimiento. Si ocurre esto último, la ley, que eleva la edad de jubilación de 62 a 64 años y que cuenta con la oposición del 70% de los franceses, entrará en vigor en septiembre.

La sesión de hoy es la última antes de la sentencia. La pregunta es cuál será la reacción en la calle tras esta decisión, si significará el agotamiento de la movilización que duró tres meses o, por el contrario, aumentará la tensión en la calle. «La batalla aún no ha terminado».dijo Laurent Berger, Secretario General de la CFDT. «No podrá gobernar si no retira la reforma», dijo Sophie Binet, líder de la UGTT. Los sindicatos ya están planeando otro día de protestas el 1 de mayo.

Las multitudes que se declararon en huelga hace tres meses y 12 días han disminuido, y la participación en las manifestaciones recientes ha disminuido, mientras que la tensión ha escalado con enfrentamientos violentos entre algunos participantes y las fuerzas del régimen. La decisión de Macron de aprobar la ley por decreto, sin votación parlamentaria, ha inflamado las calles, lo que considera un desaire a la democracia.

La manifestación en París salió de la Plaza de la Ópera, en dirección a la Bastilla, y pasó por la sede del Consejo Constitucional, donde prima la seguridad a gran escala. La entrada amaneció esta mañana llena de basura y el Ministerio del Interior prohibió las manifestaciones en la zona. Poco después de que comenzara la protesta en la capital, ya había tensiones entre los extremistas y los títeres. Las tiendas y el mobiliario público también sufrieron daños. Hasta 200 manifestaciones han sido convocadas en el país y aún no hay datos de participaciónaunque también se espera que sea bajista, como los dos anteriores.

“El movimiento está ganando importancia internacional y nos beneficia. Queríamos hacerlo mejor, pero lo hicimos como de costumbre”, dice Jerome, un hombre que sostiene un cartel que dice. “Contra Macron y los patrones”, dice otro eslogan, llevado por Baptiste, estudiante de la Sorbona. “Estamos en contra de la reforma y en contra de Macron y el capitalismo. Es nuestra última bala antes de la decisión de mañana”, agregó.

Los partidos de oposición recurrieron a esta categoría de sabios, al considerar que el proceso de reforma (como ley de presupuesto) no se ajusta a la constitución. Con este argumento, creen que hay elementos que se pueden modificar.

Además, el Ayuntamiento tiene que decidir si acepta la propuesta de referéndum de la derecha para fijar la edad de jubilación en 62 años. Este proceso es largo y complejo, y se deben recolectar cinco millones de firmas en nueve meses.

El líder de la CFDT, Laurent Berger, advirtió que si Al-Hakim culpa en parte a la ley, Macron debería recurrir al artículo 10 de la constitución que permite la reconsideración del texto en la asamblea antes de la promulgación de la ley.

Y si el parlamento aprueba la reforma tal como está sin tocar ningún punto, y además no acepta la propuesta de referéndum planteada por la izquierda, la tensión en la calle puede aumentar. Que el ayuntamiento cancele los fundamentos de la reforma (retrasar la edad de jubilación de 62 a 64 años) es poco probable. Nunca has censurado un código completo. Eso sería un golpe para Macron, quien ya está severamente debilitado durante los cuatro años restantes de su mandato. Sí, puede censurar algunas medidas, particularmente aquellas que no pueden enmarcarse en el texto del presupuesto, que es como el gobierno ha manejado la ley. Esta opción la asume el dominio macronista.

El portavoz del Gobierno, Olivier Ferrand, dijo, esta mañana tras la reunión del gabinete, que «el Gobierno buscará la calma» tras la decisión. «El consejo tiene derecho a ser limpio en sus discusiones ya respetar sus decisiones».

El Consejo está compuesto por nueve Ancianos, tres elegidos por el Gobierno, tres por la Asamblea y tres por el Senado.. Marine Le Pen dijo ayer: «Debemos considerar si los miembros son completamente independientes en su designación». Entre ellos se encuentran conocidos políticos y personalidades, como los exministros Laurent Fabius o Alain Juppe.

11.500 agentes se movilizaron para las manifestaciones del día, y más de 4.000 en ParísDonde vuelve la huelga de los servicios municipales de recogida de basuras. Poco antes del mediodía, unas 200 personas lograron entrar en la sede del Grupo LVMH en la avenida Montaigne de París. Esta empresa, propiedad del multimillonario Bernard Arnault, es para los manifestantes un símbolo del capitalismo y una defensa de los ricos que muchos culpan a Macron. La semana pasada fue atacado el Rotonde, el restaurante donde celebró su victoria en 2017 y que también simboliza a esta élite.