Actualizado

Un niño de dos años, Bronson Battersby, ha aparecido muerto de hambre y deshidratación junto al cadáver de su padre, Kenneth, de 60 años, que falleció aparentemente de un ataque la corazón en el hogar familiar de Skegness, una localidad costera en el este de Inglaterra.

La madre del niño, Sarah, que tuvo una pelea con el padre y no veía a su hijo desde navidades, ha culpado de lo ocurrido a los Servicios Sociales, alegando que estaban al tanto de la frágil salud del padre y que tenían la obligación de visitar periódicamente la casa: «Ellos tenían que haber sido capaces de garantizar la seguridad de nuestro hijo».

Los cuerpos sin vida del padre y el hijo fueron hallados el 9 de enero, cinco días después de la última visita de los servicios sociales, que habían visitado también el hogar familiar el 2 de enero y no obtuvieron respuesta. El 4 de enero dieron comunicación a la policía, pero nadie se explica por qué no se intervino antes.

Se supone que el pequeño Bronson, que fue encontrado acurrucado junto al cadáver de su padre, llevaba ya varios días muerto por falta de alimento. El perro de la familia, un bóxer llamado Skylar, sobrevivió sin embargo a la tragedia.

El ayuntamiento de Skegness ha abierto una investigación oficial para determinar si hubo negligencia por parte de los Servicios Sociales. El trabajador social que estaba al cargo del caso, cuyo nombre no fue difundido, decidió tomarse la baja tras el dramático suceso que ha causado conmoción en el Reino Unido.

«Bronson era un niño adorable y se merecía mucho más que esto», declaró una amiga de la familia a The Sun. «Le encontraron abrazado a las piernas de su padre, debió pensar que se había quedado dormido o algo así. Debió haber gritado, no sé cómo los vecinos no le oyeron».

«Aparentemente, un niño a esa edad puede durar de tres a cuatro días sin alimento, debió de haber sido una tortura», añadió la citada amiga. «Estaba siempre sonriendo y buscando un abrazo»

Sin entrar en la responsabilidad de la familia o en la situación de los padres, la amiga culpó también directamente a los Servicios Sociales: «Si hubieran hecho su trabajo, el niño estaría vivo. ¿Cómo se explica que aceptaran sin más que no hubiera respuesta en la casa donde residía un niño vulnerable?».

La policía ha indicado que no existen inicialmente «circunstancias sospechosas». La investigación preliminar ha descartado una posible intoxicación por monóxido de carbono. Kenneth Battersby había sido diagnosticado con una precondición cardíaca y había sido calificado como «vulnerable» por los servicios sociales.