Actualizado

En un intento de sumar apoyos para presionar a Rusia y poner fin a la guerra, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, viajó a Estambul para reunirse con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan. En su segunda visita a Turquía en menos de un año, Zelenski puso un plan concreto sobre la mesa. El líder ucraniano está intentando recabar apoyos para la llamada Fórmula de Paz, una serie de medidas para poner fin a la guerra, que presentará en una cumbre internacional auspiciada por Suiza.

La iniciativa exige la retirada de todas las tropas rusas de Ucrania, el restablecimiento de las fronteras marcadas en 1991 y un proceso judicial para que Rusia rinda cuentas de las acciones de los últimos dos años.

En la rueda de prensa tras el encuentro, Zelenski ha señalado que no espera que Rusia participe en la cumbre, aunque luego ha matizado que «solo los representantes de Rusia que quieran paz» deberían estar presentes en la reunión. El líder ucraniano señaló que había tratado los detalles de la cumbre con Erdogan y le ha agradecido en público su apoyo a la «soberanía, independencia e integridad territorial» de Ucrania.

Turquía es uno de los países de la OTAN -junto a Hungría- que no ha impuesto sanciones contra Rusia y mantiene vínculos diplomáticos y comerciales con Moscú. Ankara ha optado por no decantarse por un frente, manteniendo sus relaciones diplomáticas con Kiev e incluso incrementando sus acuerdos comerciales y en materia de defensa durante el transcurso de la guerra.

Esta posición intermedia le ha permitido ejercer de canal de comunicación entre los dos países en guerra, para alcanzar algunos avances. Con la mediación de la ONU fraguaron el acuerdo del grano, que permitía la exportación segura de grano ucraniano a través del mar Negro, un trato que fue suspendido por Rusia en julio de 2023.

Erdogan dio la bienvenida a la cumbre en Suiza pero ofreció a Zelenski hospedar otro encuentro entre Kiev y Moscú para alcanzar un alto el fuego permanente. «Estamos listos para albergar una cumbre de paz entre los dos países», ha reiterado el mandatario. «La iniciativa del mar Negro (acuerdo del grano) evitó una crisis alimentaria mundial. Ese acuerdo también se alcanzó en esta sala», ha añadido. Sobre la duda de cómo se puede asegurar que Rusia cumpla con la retirada de tropas en el caso de lograr un pacto, Erdogan respondió que Turquía «está a favor de la paz» y que «sin mostrar respeto, la paz no se puede alcanzar».

Durante su visita a Turquía, Zelenski se reunió con empresas de defensa turcas para ampliar el comercio bilateral en materia de defensa. Tras el éxito de los drones turcos Bayraktar contra la ofensiva rusa, Kiev logró un acuerdo para construir una fábrica ucraniana que produjera aviones no tripulados turcos. El acuerdo está dando frutos y se espera que la fábrica pueda producir unas 120 unidades al año.

Ambos países también cooperan en materia de defensa marítima, con la construcción turca de dos corbetas antisubmarinas.»Hemos firmado un acuerdo para facilitar el comercio. Creemos que una de las corbetas estará lista para servir a Ucrania este año. La segunda ya está en construcción. Seguimos tomando medidas conjuntas en materia de defensa», declaró Zelenski. Por su parte, Ucrania contribuyó en la construcción de motores para la industria aeroespacial turca.

Los dos líderes también trataron posibles fórmulas para revivir el acuerdo de grano que permitió la exportación internacional de grano ucraniano. Erdogan, que recientemente ha planteado un nuevo acuerdo de seguridad marítima en el mar Negro para proteger las embarcacioens comerciales, señaló que «continúan las conversaciones» y que han visto «acercamientos positivos» al respecto.

«La seguridad alimentaria es muy importante. Está conectada con la seguridad de navegación. Todos los países que rodean el mar Negro quieren que el corredor de grano funcione», ha señalado Zelenski.