Actualizado
  • Latinoamérica Estados Unidos revisa sus sanciones a Venezuela tras el golpe judicial chavista contra María Corina Machado
  • Venezuela María Corina Machado promete ir «hasta el final» pese a que el chavismo ratifica su inhabilitación para 15 años
  • Latinoamérica La ‘troika revolucionaria’ contraataca con la represión transnacional

El Gobierno de España profundiza en su estrategia de blanqueamiento de la revolución bolivariana. En su comparecencia ante la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, insistió en su propuesta de revisar las sanciones europeas contra Venezuela, pese al golpe judicial asestado por el gobierno de Nicolás Maduro contra las elecciones presidenciales al confirmar la inhabilitación de la candidata opositora, María Corina Machado.

«Lo que nosotros planteamos, con mucha lógica y coherencia y me vuelvo a ratificar en ello, es que la Unión Europea (UE) no puede hacer abstracción de algo que no es un fin, sino un medio y que hay que revisarlo», explicó Albares tras ser preguntado por Carlos Floriano, portavoz del Partido Popular en la Comisión.

En cambio, Estados Unidos, que flexibilizó sus sanciones energéticas contra la revolución y aceptó un canje de prisioneros, hizo público el sábado que «está revisando» estas decisiones tras la embestida bolivariana, que también incluye la detención de cinco miembros de Vente Venezuela, el partido de Machado, falsamente acusados de participar en una conspiración militar.

Pese a la trascendental decisión del chavismo, que la Organización de Estados Americanos (OEA) considera el «aniquilamiento» de las elecciones libres, Albares mostró una muy comedida contrariedad: «No ensancha el pluralismo, no es algo que vaya en la línea de lo que a nosotros nos gustaría ver».

Las palabras de Albares contrastan con el comunicado emitido horas antes por Josep Borrell, alto representante de la UE la Política Exterior, quien enfatizó que la inhabilitación de Machado y del ex candidato presidencial Henrique Capriles «socava» la democracia y el Estado de Derecho. «La UE está muy preocupada por los recientes acontecimientos en Venezuela y la ratificación por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de la inhabilitación de los políticos de la oposición», precisa el comunicado.

No obstante, Borrell deja abierta una puerta al «alegrarse» de que ambas partes se mantengan en el proceso de negociación, marcado por el Acuerdo de Barbados.