• Directo Última hora de la guerra Israel – Gaza
  • Ataque sin precedentes ¿Qué ha pasado en Israel? Las claves de la guerra
  • Guerra Israel – Gaza Israel promete venganza contra Hamas por un «día negro» con 300 muertos y decenas de secuestrados

El grupo chií libanés Hizbulá ha reivindicó un ataque con proyectiles de mortero y misiles guiados contra tres posiciones en territorio israelí, en la primera acción desde el Líbano de la guerra entre Israel y las milicias palestinas de la Franja de Gaza.

«Grupos del mártir el comandante Imad Mughniyeh atacaron tres posiciones de la ocupación sionista en las Granjas de Chebaa (controladas por Israel pero disputadas por el Líbano y Siria). El ataque tuvo como objetivo las posiciones de Radar, Zeyden y Ruisat al Alam con un gran número de proyectiles y misiles guiados», según un comunicado difundido por la televisión Al Manar, que actúa como portavoz de Hizbulá.

En la nota, el grupo afirmó que el lanzamiento de estos ataques se realizaron en el «camino hacia la liberación de lo que queda de nuestra tierra libanesa ocupada, y en solidaridad con la victoriosa resistencia palestina y el luchador y paciente pueblo palestino».

Tras la acción de Hizbulá, el Ejército israelí bombardeó con drones infraestructura de la milicia chií en el sur de Líbano, en el área de las Granjas de Cheba. «Hace poco tiempo, un vehículo aéreo no tripulado de las fuerzas de defensa de Israel atacó la infraestructura terrorista de Hizbulá en el área de Har Dov (como Israel denomina las Granjas de Cheba)», indicó un portavoz militar.

La Agencia Nacional de Noticias libanesa indicó que desde primeras horas de esta mañana se han escuchado «sonidos de fuertes explosiones en las aldeas de Arquob y Hasbaya, y los centros de Ruisat al Alam y Radar, que fueron blanco de un violento bombardeo de artillería. El Ejército enemigo bombardeó regiones ocupadas tras anunciar que posiciones suyas en Chebaa y Jabal al Sheij fueron blanco de un bombardeo desde dentro del Líbano».

Las dos naciones están separadas por la denominada Línea Azul, una suerte de frontera de facto temporal establecida por la ONU en 2000 para marcar la línea de repliegue a la salida de las tropas israelíes que habían ocupado el sur del Líbano hasta aquel momento.

Hizbulá libró una guerra con Israel en 2006 y controla la franja meridional del Líbano limítrofe con ese país.

Con esta acción, la tensión aumenta en la frontera, extremadamente volátil y donde operan facciones palestinas y Hizbulá, en medio del nuevo conflicto entre Hamas y el Estado judío.