Actualizado

La policía de India ‘detiene’ a una paloma sospechosa de ser la espía de algún vecino con el que Nueva Delhi no se lleva precisamente bien, como es el caso de Pakistán o China. Mantiene cautiva al ave mientras investiga el caso. Al cabo de un tiempo, tras no encontrar evidencias reales de ese supuesto espionaje, las autoridades alegan que ha sido una falsa alarma y deciden liberar a la paloma.

Esto es lo que ha sucedido esta semana en Bombay, la capital financiera del país más poblado. Pero, por muy surrealista que parezca, no es una anécdota aislada. La policía india ha detenido en la última década a varias palomas porque creía que eran espías que trabajaban para chinos o pakistaníes.

Los medios indios publicaron el viernes que las autoridades habían liberado en su hábitat natural a una «paloma espía china sospechosa» que había estado ocho meses detenida. Fue capturada en mayo en el puerto de Bombay con dos anillos atados a sus patas que tenían un mensaje que parecía estar escrito en chino. Por ello, unos agentes se llevaron al ave y lo encerraron en una jaula en una clínica para animales de la ciudad.

¿Había enviado Pekín a una paloma espía al vecino asiático con el que comparte en el Himalaya una enorme frontera en disputa? Pues no. Resulta que simplemente era un ave de Taiwan que se había escapado a India, donde no es la primera vez que salta este tipo de noticias.

En 2015, la policía se llevó a una paloma que llevaba un «mensaje estampado en su cuerpo» escrito en urdu, el idioma oficial de Pakistán, que contenía un número de teléfono paquistaní. Un niño de 14 años fue quien lo descubrió en un pueblo de Manwal, a unos tres kilómetros de la frontera.

«Mantuvieron al pájaro bajo custodia por presunto espionaje», rezaba la nota publicada en los medios locales, añadiendo que los agentes estuvieron comprobando si había una cámara espía, un transmisor o un chip oculto.

Un par de años antes, la policía india encontró en su territorio un halcón muerto con una pequeña cámara. En 2016, otra paloma fue detenida después de que fuera encontrada llevando una nota de advertencia dirigida al primer ministro Narendra Modi cerca de la frontera fuertemente militarizada del país con Pakistán.

Oficiales de la Fuerza de Seguridad Fronteriza (BSF) encontraron el ave en Pathankot, en el estado norteño de Punjab, donde soldados pakistaníes lanzaron un ataque mortal contra una base de la fuerza aérea india en enero de ese año.

«Modi, no somos las mismas personas de 1971. Ahora todos y cada uno de los niños están listos para luchar contra India», decía la nota escrita en urdu refiriéndose a la última guerra que libraron ambos países.

En 2020, en Cachemira, la policía incautó a un pescador pakistaní una paloma pintada de rosa que tenía en su pie un anillo con varios números grabados. Creyeron que llevaba un mensaje codificado.