• Oriente Próximo Hamas lanza su mayor ataque por tierra, aire y mar desde Gaza e Israel declara el estado de guerra
  • Terror Masacre en el festival por la paz en Israel: «Oí disparos desde todas las direcciones; era un caos total»

En Francia y Alemania crece la angustia por la suerte de varios de sus ciudadanos que viven en Israel y de los que no se tiene noticia desde el sábado. El Gobierno francés ha confirmado la muerte de una ciudadana gala en los ataques terroristas, aunque no ha dado detalles sobre su identidad ni las circunstancias. También sigue la pista a varios desaparecidos. Hay mucha confusión, se desconocen sus paraderos, pero no se sabe si han fallecido o han sido tomados como rehenes por Hamas. Según ha señalado un diputado en la Asamblea francesa, son en total siete personas, una cifra que no ha sido confirmada por Exteriores.

«Hemos conocido con mucha tristeza la muerte de una compatriota en Israel en el contexto de los ataques terroristas. Francia envía sus condolencias más sinceras a sus familiares. Los equipos del Ministerio están en contacto directo con la familia de nuestra compatriota para acompañarla en este duelo», ha dicho el Departamento de Exteriores francés en un comunicado.

Hay al menos otros siete franceses desparecidos o que están retenidos por Hamas. Lo ha dicho este lunes el diputado Meyer Habib, que representa en el Parlamento galo a sus compatriotas que residen en Israel. Según el parlamentario, hay un joven de 26 años, originario de Burdeos (suroeste de Francia), que ha sido tomado rehén cuando participaba en el festival de música cerca de la frontera con Gaza donde han muerto al menos 250 personas.

«Acabo de hablar con su padre (…) Me acaba de confirmar, como temíamos, que Hamas tomó como rehén a Avidan«, escribió el parlamentario en la red social X (ex-Twitter), según recoge la agencia AFP.

Según el Ministerio de Defensa israelí, hay más de un centenar de israelíes secuestrados por Hamas en Gaza. «No se sabe quiénes son, no se conoce la lista, ni siquiera si están vivos o muertos», ha declarado a la cadena BFM Julien Bahloul, ciudadano francoisraelí experto en la sociedad israelí. «Es una masacre similar a nuestro 13 de noviembre», ha dicho, en referencia a los atentados islamistas de París en 2015 que dejaron más de 130 fallecidos.

Exteriores ha abierto una célula de crisis para asistir a los nacionales que viven en el país. «Nuestros equipos están plenamente movilizados para esclarecer la situación de varios ciudadanos que no han podido ser localizados, y estamos en contacto permanente con sus familias y las autoridades israelíes», ha dicho el Quai D’Orsay.

Entre el centenar de personas secuestradas por Hamas en el peor ataque a Israel de las últimas décadas hay varios ciudadanos alemanes. Una de ellas es Shani Louk, una joven de 22 años que asistía al citado festival de música, donde las milicias de Hamas sembraron de terror y bañaron sangre. El ultimo rastro de la joven es una transacción con su tarjeta de crédito en Gaza. También habrían sido conducidos por la fuerza hasta allí la familia de Yoni Asher.

Asher reconoció a su mujer y a sus dos hijos, de tres y cinco años, en uno de los vídeos de Hamas con rehenes. La familia estaba estaba visitando a su abuela en un kibutz cerca de la Franja de Gaza cuando Hamas lanzó su ataque. «Reconocí a mi mujer inmediatamente. No tengo ninguna duda. Se los han llevado todos, a los niños y la abuela«, ha denunciado Asher. Todos ellos tienen nacionalidad alemana.

Shani Louk tampoco responde a las llamadas de sus familiares desde el sábado, pero como en el caso de la familia de Asher, fue vista en uno de los vídeos difundidos en las redes sociales. Se la ve tumbada encima de un camión y a varios hombres pisoteando su cuerpo, aparentemente, sin vida. Uno de ellos hombre le tira del pelo, otro le escupe en la cabeza sangrante desde fuera. Los hombres gritan «Allahu Akbar» («Alá es grande»). Después, el jeep se aleja a toda velocidad.

Shani Louk nunca ha vivido en Alemania, pero ha visitado varias veces a sus abuelos en Ravensburg, en el estado federado de Baden-Württemberg. Su madre, católica convertida más tarde al judaísmo, emigró a Israel. la madre dijo que era de Ravensburg y que había emigrado a Israel hace 30 años. Su marido es israelí. La familia tenía cuatro hijos, y la joven secuestrada era la segunda. La familia vive a unos 80 kilómetros de la Franja de Gaza.

Durante el ataque a gran escala de Hamas contra Israel del sábado, Shani Louk se encontraba en el festival de música con amigos. Según ha relatado su madre, en cuanto volaron los primeros cohetes la llamó y éstá le respondió que buscarían un refugio. Después de eso, la familia no supo nada más de ella, salvo por el rastro dejado por su tarjeta de crédito en Gaza. La madre, Ricarda Louk, confía por ello en que siga viva.

La misma esperanza alberga la familia de Jake Marlowe, un joven británico de 26 años. Marlowe se trasladó a Israel desde Gran Bretaña hace dos años y trabajaba en la seguridad de la fiesta rave que Hamás convirtió en una orgía de violencia.