• Día 36 de la guerra Israel-Gaza Israel intensifica los ataques en hospitales en su avance hacia el centro de Gaza

El Ejército israelí ya se encuentra en el centro de Gaza y ha intensificado en las últimas horas los ataques contra el mayor hospital de la ciudad, Al Shifa, donde Israel cree que Hamas tiene túneles que conducen al cuartel general de la organización. El centro sanitario ha recibido varios impactos durante la noche y francotiradores israelíes habrían disparado a los civiles que trataban de huir del centro, según contó el personal sanitario a la Media Luna Roja Palestina. En el hospital todavía hay 1.500 pacientes, 1.500 miembros de personal médico y entre 15.000 y 20.000 personas del norte de Gaza que se hospedan en el centro, en busca de refugio, según datos del ministerio de salud gazatí.

El director del hospital, Mohammed Abu Selmiya, declaró que las instalaciones se han quedado sin electricidad. «Los dispositivos médicos se han detenido. Los pacientes, especialmente los que estaban en cuidados intensivos, empezaron a morir», señaló por teléfono a la emisora Al Jazeera. El testimonio de Selmiya coincide con otros trabajadores del centro y aseguró que el Ejército israelí había disparado a civiles que trataban de huir del hospital. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como Médicos Sin Fronteras (MSF) han anunciado que han perdido la comunicación con sus compañeros en el hospital. Al menos dos bebés prematuros han muerto la pasada noche por falta de electricidad.

En otro ataque aéreo en las proximidades del hospital de maternidad de Mahdi en Nasr, en el noroeste de Gaza, murieron dos médicos y varias personas desplazadas resultaron heridas. Por su parte, el hospital Al Quds en la ciudad de Gaza ha anunciado que deja de estar operativo por la falta de combustible y material sanitario.

Los bombardeos israelíes de anoche también afectaron una oficina del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUd) donde también se han refugiado decenas de gazatíes. Según la organización varias personas murieron o resultaron heridas en el ataque, aunque aún no se ha revelado la cifra total. «Esto está mal en todos los sentidos», señaló en un tuit el jefe del PNUD, Achim Steiner. «Los civiles, la infraestructura civil y la inviolabilidad de las instalaciones de la ONU deben estar siempre protegidos», alertó.

Durante la mañana del domingo el Ejército israelí bombardeó el sur de la Franja de Gaza, en la ciudad de Jan Yunis – donde fallecieron trece civiles- y también el paso de Rafah, el único acceso al exterior en toda la Franja, que conecta Gaza con Egipto.

En el norte de la Franja, el Estado Mayor israelí anunció de nuevo una ventana de siete horas sin hostilidades para que los gazatíes puedan huir hacia el sur. El parón se limita solamente a la carretera de Salah El-Din donde hemos visto estos días en imágenes en televisión miles de personas huyendo a pie hacia el sur. «No se rindan a Hamas: su presencia continúa en la región y les expone a un peligro muy grande», señaló el Ejército en un comunicado en árabe. «Pedimos a los residentes que aprovechen esta suspensión temporal de los ataques y se desplacen hacia el sur», añade la nota.

Anoche las televisiones israelíes emitieron un nuevo discurso del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en el que rechazó de nuevo los crecientes llamamientos internacionales a un alto el fuego. «La guerra contra Hamás avanza con toda su fuerta y tiene un objetivo: ganar. No hay alternativa a la victoria», aseguró.

Por su parte, el líder de Hizbulá, Hasan Nasrala, el influyente partido chií libanés que apoya a Hamas, anunció ayer que su brazo armado ha utilizado nuevos tipos de armas y drones para atacar a objetivos israelíes en el norte del país. En un discurso televisado aseguró que el frente en la frontera entre el Líbano e Israel continuará activo. El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, contestó al discurso de Nasralá y advirtió que si Hizbulá arrastra al país a una guerra, convertirán Beirut en Gaza. «Hizbulá está arrastrando al Líbano a una guerra que podría ocurrir», advirtió Gallant.