• Elecciones Javier Milei, el candidato ultraliberal que cautivó a la juventud argentina
  • Resultados Javier Milei, el ultraliberal que promete poner patas arriba a Argentina y llevar a mínimos el vínculo con España

Este lunes el flamante presidente electo de Argentina, Javier Milei, viajó a Estados Unidos donde tendrá reuniones en la Casa Blanca, el Departamento de Estado, el Tesoro y el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, su primera visita ha sido la tumba de Menachem Mendel Schneerson, más conocido como Rebe de Lubavitch, un influyente rabino que murió en 1994. Desde entonces, su tumba es visitada anualmente por miles de personas y se convirtió en un lugar de peregrinaje al ser una reconocible personalidad judía. En julio pasado, antes de las primarias, Milei hizo un viaje relámpago para visitar este mismo lugar.

Con el correr de los años Milei comenzó a acercarse al judaísmo y reveló que estudió de manera exhaustiva la Torá y que evaluaba la posibilidad de convertirse en judío. «Estoy pensando en convertirme al judaísmo y aspiro a llegar a ser el primer presidente judío de la historia argentina», declaró en un medio argentino. En septiembre de este año, dos meses antes de que fuera elegido Presidente, confirmó la determinación: «No voy a la iglesia, voy al templo. Tengo un rabino de cabecera y estudio la Torá. Se me reconoce internacionalmente como amigo de Israel. Estoy a poco de ser judío, sólo me falta el pacto de sangre».

El sábado pasado el «león» participó de una ceremonia judía y recibió la bendición del reconocido rabino David Pinto Shlita, quién esa noche encabezó la Havdalah, una tradicional ceremonia de separación del Shabat con el resto de los días de la semana. Los colaboradores de Milei señalaron que fue «un momento especial, simbólico y muy lindo». La ceremonia se realizó en el barrio porteño de Once y también participó Karina Milei, hermana y jefa de la campaña presidencial del liberal libertario, a quien se lo vio visiblemente emocionado durante el encuentro.

«Celebro a este hermoso país, Argentina, y pido a Dios que proteja a la Nación Argentina para que vuelva a ser lo que fue antes. Estoy seguro de que con la ayuda de Dios ayudarás a la Nación y, con el pueblo de la Argentina, lo lograrás», fue el discurso del rabino Pinto. Con lágrimas en los ojos y mientras ambos sostenían un bastón con las dos manos, Milei le agradeció en inglés ante la atenta mirada de su hermana: «Thank you, thank you, rabbin». En las imágenes se lo vio a Milei con un quipá negro totalmente emocionado.