Actualizado

Después del pánico, Jorge Vidrio Ha regresado a su celda en La Roca, prisión de alta seguridad de Guayaquil, que lo alberga desde el pasado sábado. El exvicepresidente Rafael Correa estuvo internado un día en el Hospital Naval por esto, según el diario Versión oficiala Disminución voluntaria de la ingesta de alimentos.. Un convoy de 15 vehículos, entre ellos Dos tanques militaresLa operación se completó en unos minutos.

El lunes surgió la tragedia en la crisis por el asalto policial a la embajada de México en Quito, donde Glass, un preso por corrupción cuyo arresto había sido ordenado por un tribunal, se había refugiado para escapar de la justicia. Según el abogado Andrés Villegas. su cliente Tomaste una sobredosis de medicamentos. Para dormir. Fuentes del hospital confirmaron a Equavisa que se trató de una sobredosis del antidepresivo quetiapina.

«No pararemos hasta que cese el secuestro de Jorge Glass. A pesar de lo que quieran decir la mafia mediática y el gobierno ecuatoriano, el único responsable de lo que pueda pasar es Noboa», afirmó Correa, quien también está prófugo. De Europa.

México aprovechó la oportunidad para revelar Fotos inéditas Desde sus cámaras de seguridad al interior de la embajada así se confirmó La unidad especial de policía fue utilizada con dureza Para impedir que el diplomático Roberto Canseco protegiera a Glass, incluyeron varios derribos. Al ex vicepresidente Lo sacaron y lo atraparon cuatro policíasQuien lo llevaba sujetando sus piernas y brazos sin tocar el suelo.

Con presión revolucionaria en Ecuador y condena internacional unánime, palpitar entre los dos presidentes, Andrés Manuel López Obrador y Daniel Noboa. Incluso Correa, estrecho aliado del presidente mexicano, lo animó a redoblar sus acciones, pidiendo incluso que se impongan duras sanciones a su país. «Tenemos que actuar. Si no hay sanciones concretas, esto quedará impune y sentará un precedente desastroso. Es una invasión a un país extranjero», afirmó Correa.

«Traición a la patria»

Daniel Noboa quien enfrenta La próxima semana para un gran referéndum Durante su presidencia fue cuestionado y acusó al expresidente de ser un traidor a la patria. “Algunos políticos ecuatorianos obsoletos han pedido a México que nos declare la guerra y a la comunidad internacional que nos imponga sanciones económicas. Es una traición sin precedentes al país.«, protestó el presidente ecuatoriano, quien habló por primera vez sobre el motivo del ridículo ataque a la embajada. «La justicia no se negocia»repitió el presidente más joven de América, frente al mayor.

Noboa lo sabe Su futuro político está en juego. El año que viene afrontará las elecciones presidenciales llevando la bandera de la lucha contra el narcotráfico y la corrupción, de la que Glass y Correa son los principales símbolos. Noboa explicó a sus compatriotas que «nuestro deber es cumplir con los fallos de la justicia y no podemos permitir que delincuentes condenados soliciten asilo».

El propio presidente, que se considera un «socialdemócrata moderado» pero que ha mostrado una sorprendente mano de hierro contra el crimen organizado, afirmó que Intentó evitar burlarse de otra “fuga” del corrupto Corestasprotagonizada por la exministra María de los Ángeles Duarte.

El presidente andino le tendió la mano a López Obrador, pero él la rechazó categóricamente y amplió el alcance de sus críticas a Estados Unidos, donde Nicolás Maduro había adelantado anteriormente una guerra abierta entre presidentes, que es el último fenómeno político que padecen. Américas.

«El gobierno no hace esto si no siente que tiene el apoyo de otros gobiernos o potencias, y por eso llevaremos este asunto a la Corte Internacional de Justicia. México es respetado», dijo López Obrador, quien también primer ministro. Criticó a Washington y al gobierno canadiense por lo que describió como una «posición ambigua».

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) ya convocó a una cumbre el viernes. López Obrador tiene tres aliados en la actual «troika» de la Organización Panamericana creada por Hugo Chávez y Lula da Silva.