• Oriente Próximo Dos franceses muertos y al menos 14 desaparecidos, «cuya situación es muy inquietante»

La Fiscalía Federal alemana ha anunciado la apertura de una investigación criminal contra «miembros desconocidos de Hamas por sospecha de pertenencia a una organización terrorista», toda vez que entre las personas secuestrados y presuntamente asesinadas por esas milicias en su incursión en Israel había ciudadanos alemanes.

«Cuando hay víctimas alemanas en actos terroristas en el extranjero, la Fiscalía Federal siempre inicia de oficio una investigación», explica el experto jurídico Frank Bräutigam. «Por tanto, no se trata de un hecho sorprendente. Para la incoación de las diligencias previas, no importa si es realista que en algún momento alguien pueda ser llevado ante la justicia aquí en Alemania por los actos.»

El ministerio de Asuntos Exteriores no ha dado una cifra de los nacionales llevados a Gaza por Hamas o muertos durante esa incursión, toda vez que la mayoría de las victimas tienen doble nacionalidad. El portavoz de la Fiscalía Federal aún no ha podido decir cómo avanzará la investigación.

Entre las víctimas alemanas se encuentran Shani Louk , la joven de 23 años de pelo teñido y llamativos tatuajes que las milicias de Hamas pasearon semidesnuda y ensangrentada en un jeep. En los vídeos que circularon por las redes sociales aparecía inconsciente y aunque se le da por muerta, no hay confirmación oficial. A la desaparición de Schani se suma la de la estudiante berlinesa Carolin Bohl, de 22 años. La hermana del joven de 22 años publicó un comunicado de duelo en Instagram, pero tampoco ha habido confirmación oficial. Carolin habría sido asesinada en el kibutz Nir Os, cerca de la frontera con la Franja de Gaza y donde se había criado su novio, un británico. La estudiante había previsto regresar a Alemania ese mismo día.

El tercer caso conocido hasta ahora es el de una mujer germano-israelí aparentemente secuestrada en la Franja de Gaza. Yarden Romann fue arrastrada a un coche y secuestrada junto con su marido y su hija pequeña. Yarden es nieta de judíos que habían huido de Alemania y procedían de la ciudad bávara de Fürth. La mujer, de 36 años, estaba visitando a sus suegros en el kibutz Beeri, en la región fronteriza. Poco antes de la frontera con la Franja de Gaza, la pareja consiguió saltar del coche con su hijo. Mientras huían, se separaron. El padre y la hija se escondieron entre unos arbustos consiguieron escapar. De Yarden , que quedó más rezagada, nada se sabe.

El canciller Olaf Scholz entre tanto ha informado que el Gobierno Federal está realizando esfuerzos «intensivos» para averiguar el destino de los alemanes desparecidos, una tarea que se está realizando en cooperación con los aliados y con países de Oriente Medio. El embajador alemán en Israel y exportavoz del Gobierno con Angela Merkel, Steffen Seibert, se ha sumado a esa tarea en el terreno.

«Estamos tratando de determinar exactamente cuántas personas han sido presas de Hamas y ver qué podemos hacer para garantizar que sean devueltas a la libertad», ha declarado Scholz.