Actualizado
  • Cuba La revolución castrista no se quiere jubilar
  • América Latinoamérica, contra otra década perdida
  • Latinoamérica El régimen cubano condena por «desobediencia» a la intelectual de izquierdas que se reunió con Borrell

Familiares de presos políticos en Cuba, que suman 1.063 según el último informe de Prisoners Defenders, han llevado a cabo una iniciativa inédita: presentar ante la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba una carta firmada por 34 familiares en la que se pide una amnistía para todos los prisioneros políticos.

«Esperemos que esto llegue adonde tenga que llegar y sea la libertad para nuestros presos», resume Wilber Aguilera a pocos metros del Parlamento cubano, antes de despedirse con el habitual Patria y vida que acompaña sus consignas. La carta está abierta, a través de un documento en Google, para que se sumen el resto de familiares que así lo consideren y todos los cubanos que lo estimen oportuno.

«Esto significa el reconocimiento de que no hubo delito en manifestar la voluntad de cambio democrático que expresaron los ciudadanos en las protestas de julio de 2021, así como en las protestas colectivas e individuales que precedieron y prosiguieron a esta fecha histórica, y que se inscriben en un ciclo más amplio que tiene en la libertad, los derechos humanos y la democracia su reclamo común», destaca la misiva, dirigida a Ana María Mari Machado, vicepresidenta legislativa.

El hijo de Wilber, Walniel Luis Aguilar, está condenado a 12 años de cárcel por sedición pese a su discapacidad intelectual por los acontecimientos sucedidos en la barriada habanera de La Güinera horas después de la rebelión popular del 11J. Durante la protesta, un subteniente de la Policía disparó contra los manifestantes. El joven Diubis Laurencio Tejera murió tras ser alcanzado por una de las balas y otros cinco resultaron heridos.

Entre los firmantes se encuentra Larianny Otero Alcántara, hermana de Luis Manuel, el artista que lidera el Movimiento San Isidro, quien se ha convertido en uno de los símbolos de la disidencia cubana, y Viviany Peña, esposa del rapero Maykel Osorbo, uno de los creadores del himno libertario Patria y vida.

También se han sumado familiares del dirigente histórico Félix Navarro, antiguo coordinador nacional de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), y de su hija, Saylí Navarro, también presa; de Luis Robles, el joven que fue condenado a cinco años de cárcel por pasear por La Habana con un cartón en el que escribió a mano la consigna «Libertad, no más represión. Free Denis [rapero cubano también detenido]».

«Debemos seguir luchando desde todos los rincones de este mundo contra el mal, la mentira y la injusticia», protestó Otero desde su encierro, en un mensaje compartido por Amnistía Internacional (AI).

La petición de amnistía de los familiares se suma así a la ofensiva puesta en marcha por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), que ha profundizado en las vías legales, hasta ocho, para excarcelar a los presos. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) las hizo suyas y se las entregó a la Cancillería revolucionaria como parte del proceso para la medida cautelar que se sigue en favor del hijo de Wilber.

Además de la ley de amnistía, la OCDH ha puesto sobre la mesa otras siete vías legales, como son los indultos que establece el Código Penal; licencias extrapenales; por aplicar la libertad condicional, ya sea ordinaria o extraordinaria; y otras sanciones alternativas.

«Es una forma de poner más presión, de señalar que lo que hay es la falta de voluntad política. Sabemos que el documento se lo han hecho llegar a los funcionarios del régimen otros visitantes extranjeros. Ante ellos, el régimen suele apelar, además de a desacreditar a los presos, a cierta justificación formalista. Por eso preparamos este documento que hemos puesto en mano de la CIDH», constata para EL MUNDO Yaxys Cires, director de estrategias del OCDH.

«Esto no repararía el daño y el sufrimiento causado a ellos, pero al menos les permitiría estar junto a sus familias», subraya Cires.