• América Latina Una carrera abierta en Venezuela para elegir un candidato contra Maduro

El fiscal, Tarek William Saab, aprovechó el Domingo de Ramos para identificar quiénes son los 44 líderes del chavismo, militares y empresarios bolbergianos que hasta el momento se han visto envueltos en la purga «anticorrupción» iniciada al interior del chavismo, que realmente esconde una guerra de poder en la revolución. Horas después, Juan Guaidó, quien había sido presidente de Venezuela durante cuatro años, denunció que el régimen bolivariano «estará a punto de emitir una orden de captura en mi contra», en un intento por mitigar el impacto de la seguidilla de detenciones hasta el momento. Toda chavisa o ligada a las tramas del poder para la revolución.

“Buscaron en su corrupción criminal desfalcar la economía nacional y perjudicar a la sociedad en general”.Provocador Fiscal General, uno de los tantos tentáculos del Estado venezolano dirigido por Nicolás Maduro desde el Palacio de Miraflores. El propio Saab exige un «castigo máximo» para sus compañeros revolucionarios encarcelados hasta hace muy poco tiempo.

A los ya conocidos se sumaron en días pasados ​​los jefes de los grandes centros comerciales del país, como Pedro Maldonado, quien estuvo al frente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), integrada por 14 empresas administradoras de recursos naturales, oro, diamantes, hierro, bauxita y otros minerales. Maldonado fue un actor clave en la censura de los medios independientes durante su tiempo en Conatel, una entidad de comunicaciones del gobierno.

También figura en la lista de corruptos Néstor Astudillo, presidente de Siderúrgica del Orinoco (Sidor), así como directores y vicepresidentes de estas “industrias estratégicas”, incluido el Ejército de Petróleos de Venezuela (PDVSA), previamente detenido.

Casi todos comparecieron ante un juzgado improvisado, esposados ​​y vestidos con overoles color naranja al estilo impuesto por el presidente de El Salvador, Neb Bukel. Incluidos los tres jueces acusados ​​de corrupción y los responsables de casos de “terrorismo”, quienes han sido condenados a penas ilegales contra parte de los 283 presos políticos que aún se encuentran hasta el momento en las celdas de Maduro.

En la lista se destacan dos líderes de alto perfil, el exministro Huguel Roa y la supervisora ​​de criptomonedas, Joselette Ramírez, y colaboradores clave del caído zar del petróleo, Tarek El Aissami. En los últimos días se han emitido diversas versiones, sin confirmación oficial, que sitúan al expoderoso aliado de Maduro en Fuerte Teona, el mayor cuartel militar del país, bajo una especie de arresto domiciliario.

Rafael Essia, exgobernador de Chávez y hoy, dijo: «La razón por la cual El Aissami fue puesto bajo arresto domiciliario es para evitar una posible fuga al exterior, y así convertirse en un problema mayor para el madureismo. No será un admirador, sino una turbina». En el exilio en los Estados Unidos.

La caída de El Aissami, principal vínculo con Irán, significó una victoria política para la vicepresidenta Delcy Rodríguez. y su hermano Jorge, presidente de la Legislatura chavista y presidente del Grupo de Negociadores del Gobierno en la Mesa de México. La pugna entre los dos grupos más poderosos del chavismo, junto con el liderado por el radical Diosdado Cabello, segundo comandante de la revolución, y los militares se prolonga desde hace varios años.

Según estimaciones de los medios de propaganda de la revolución, al menos tres mil millones de dólares, obtenidos de la venta de petróleo a través de intermediarios, habrían caído en manos de esta red de corrupción. Los cálculos independientes elevan el monto que aún debe recaudarse a la tesorería estatal a más de $20 mil millones.

“He logrado apoderarme de parte de esta riqueza, los palacios en los que hacían terribles orgías. Todo esto hay que contarlo y cuando pasemos la primera etapa mostraremos los bienes”, dijo Maduro en televisión.

El «presidente del pueblo» ha mostrado abiertamente su supuesto descontento con los encarcelados, a pesar de que la corrupción ha sido parte de la revolución desde sus inicios. Según Transparencia Internacional, Venezuela es el país más corrupto del planeta, solo superado por Somalia, Siria y Sudán del Sur..

«La ley antiodio es para perseguir a los periodistas. La ley antisocial es para acabar con las ONG y los defensores de derechos humanos. La ley anticorrupción acaba con la cárcel para todo aquel que se oponga al poder. Siempre es lo siguiente: ciencia política el profesor Walter Molina Galdi le dijo a cualquiera que se interpusiera en el camino tiranía.

Ante tal escenario y tras recibir muchos secretos, Guaidó alertó a la comunidad internacional. Guaidó, el candidato, se defendió: “Me están tratando de perseguir para pacificar sus bases, para cambiar el foco de atención frente a la corrupción que han hecho. El país está en bancarrota y no tiene nada que ver con el bloqueo. saquear.» En las primarias opositoras previstas para octubre.

Al frente del Partido Donaciones Populares, el partido del exprisionero político Leopoldo López, el expresidente de la Asamblea Nacional sumó a su candidatura pequeñas formaciones políticas, entre ellas la marxista y opositora Bandera Roja.

You missed