Actualizado

Chile está conmocionado, golpeado ante la mayor catástrofe desde el terremoto que en 2010 dejó 521 muertos y 56 desaparecidos. Se esperaba que este año, con un verano seco y más caliente, los incendios crecieran, pero nadie imaginó lo que depararía febrero de 2024: más de 15.000 viviendas incendiadas, 112 muertos y más de 200 desaparecidos.

«He decretado duelo nacional por dos días, a contar desde mañana lunes, porque es Chile entero el que llora y sufre a nuestros muertos», dijo este domingo el presidente Gabriel Boric, de visita en la región de Valparaíso, epicentro de los incendios.

Para saber más

«Mis más sentidas condolencias a cada una de las víctimas que han perdido a un ser querido y también a quienes han perdido sus casas, sus recuerdos y sus pertenencias. Sepan que no estarán solos», añadió el jefe de Estado, que calificó los incendios como «la tragedia más grande que hemos vivido» el país desde los terremotos de 2010.

Boric, que desde que en diciembre enterró el sueño de una nueva Constitución adoptó un «modo gestión» con el que intenta que se lo vea cercano y preocupado por los problemas de los chilenos en la vida diaria, debió reorganizar su gobierno en plenas vacaciones de verano en el hemisferio sur.

El presidente de Chile, Gabiel Boric, habla durante una rueda de prensa hoy en el albergue Colegio Fernando Durán tras los incendios del día viernes 2 de febrero, en Viña del Mar, Región de Valparaiso (Chile). El presidente chileno, Gabriel Boric, informó este domingo que ha ascendido a 64 el número de personas que han fallecido en los devastadores incendios que están consumiendo la región de Valparaíso, a 100 kilómetros al este de Santiago, y alertó de que la cifra "va a crecer significamente".
Boric visita la región de Valparaíso, devastada por el fuego.AILEN DÍAZ | EFE

Febrero es el agosto chileno, el mes en el que el país se paraliza. La ministra de Defensa, Maya Fernández, nieta de Salvador Allende, debió regresar a Chile un día después de iniciar sus vacaciones en Brasil. La ministra portavoz, Camila Vallejo, también está de vacaciones.

Pocos días atrás, Boric había hecho un balance positivo de la lucha contra los incendios que cada verano azotan el país, muy especialmente en la región central.

«Este año, en la temporada hasta el 26 de enero de 2024, habíamos tenido 2.867 incendios. En el mismo período del año pasado, habíamos tenido 3.934. Es decir, este año hemos tenido un 27% menos de incendios».

Días después, ese balance se convirtió en inútil. Carolina Tohá, ministra del Interior, habló abiertamente de incendios «intencionales».

«Siempre hay rumores de este tipo, pero en esta oportunidad son antecedentes serios de personas confiables», aseguró la ministra este domingo al visitar Valparaíso.

Chile no está preparado

Michel De L’Herbe, experto en prevención de riesgos, dijo a El Mercurio que Chile no está preparado para luchar adecuadamente contra los periódicos incendios que azotan el país.

«Estamos en un contexto de clima extremo y nos faltan aspectos fundamentales, como el combate nocturno de los incendios y también aumentar la capacidad de litros de agua que trasladan las aeronaves. Las que tienen capacidad para 1.100 0 1.500 litros, no son suficientes. Se requieren por lo menos de seis mil a diez mil litros».

Luis Toledo, especialista en Protección Civil y Gestión de Emergencias, destacó que Chile enfrenta riesgos «todos los años en la misma fecha».

«La configuración geográfica, con quebradas, presencia de vegetación y muchas veces de basura, ofrece las condiciones para incendios de interfase. Valparaíso era denominada por los pueblos originarios como Alimapu, que significa territorio arrasado por el fuego. El repoblamiento de zonas quemadas y de alto riesgo, junto a la ausencia de medidas preventivas y la falta de construcción de cortafuegos defensivos en la cercanía de zonas pobladas, deben ser analizados».

El Papa Francisco dedicó un momento a la tragedia chilena este domingo, durante el tradicional rezo del Ángelus: «Rezamos por los muertos y heridos de los devastadores incendios que golpearon el centro de Chile».

El servicio meteorológico chileno aseguró que a partir del martes las condiciones de calor y viento dejarán de ser extremas y favorecerán la lucha contra los múltiples focos de fuego.