Actualizado
  • JJOO Registran varias sedes vinculadas a los Juegos Olímpicos de París 2024 por irregularidades
  • Juegos Olímpicos El peligro real de boicot en París 2024 y el ataque de Zelenski al COI: «Ha perdido la honestidad»
  • París 2024 Anne Hidalgo avisa que París «no va a estar preparada» para los Juegos Olímpicos

«¿¿Estáis enfadados??», grita un policía subido a una tarima, micrófono en mano. «¡¡¡¡Sí!!!!», le responde su audiencia: un millar y pico de policías que agitan banderas al lado del Ayuntamiento de París. Este mediodía, en la capital francesa, los agentes han expresado su enfado por las condiciones en las que van a tener que trabajar en los Juegos Olímpicos de París (26 de julio-11 de agosto): «Explotados», resume Lionel, oficial encargado de una unidad en el centro de París.

Quedan menos de 200 días para que se celebre el evento deportivo y la policía francesa ya ha comenzado a movilizarse, conscientes del reto que tienen por delante: garantizar la seguridad en un país que ahora está en alerta máxima por terrorismo y donde los problemas de inseguridad se multiplican.

Numerosas ciudades del país han celebrado movilizaciones esta mañana en lo que los agentes han denominado como «jueves negro». Amenazan con multiplicar estas jornadas, e incluso tomar medidas más extremas si no se les aclara en qué condiciones van a tener que trabajar.

«Ya sabemos que va a haber una movilización al 100%, que vamos a tener que trabajar desde varias semanas antes, durante los Juegos, y también en los Paralímpicos. Sin vacaciones y sin una mayor remuneración», explica Rudy Mana, agente y miembro del sindicato Aliance Police. «Evidentemente, si no tenemos una respuesta, tomaremos medidas… Habrá una avalancha de bajas. Y sin policías, no habrá Juegos».

Señalan que ya llevan un año complicado tras las violentas manifestaciones contra la reforma de las pensiones que duraron tres meses, y después los disturbios del pasado mes de julio, tras la muerte de un joven de 17 años por el tiro de un policía. Duraron casi una semana y hubo una movilización excepcional para aplacarlos, con 13.000 agentes diarios en las calles, donde se llegaron a desplegar incluso tanques.

«Nos van a cambiar el destino, con jornadas interminables y horas extra, sin vacaciones… Todo sin pagarnos más», denuncia Thomas, otro agente que participa en la movilización de París. Lionel, que tiene dos hijos, recuerda además que «en esa época no hay colegios abiertos, por lo que va a haber muchos problemas en el caso de los padres con hijos», dice.

Enumeran los problemas que van a afrontar, «de muy difícil solución», como el caos que se prevé en los transportes en la capital, normalmente ya con problemas diarios y muy saturados. «Va a ser infernal», dice Thomas.

Según Mana, hay aproximadamente unos 140.000 policías en toda Francia, de los que 45.000 estarán durante la ceremonia de apertura, que se desarrollará a lo largo del Sena. «Va a ser imposible, un dispositivo de seguridad en torno al río… no hay nada peor», resume Lionel.

«Garantizar la seguridad a lo largo de todo el recorrido, incluso aunque se cierre el espacio aéreo, va a ser muy difícil en las circunstancias actuales». «Tenemos mucha presión, con la alerta terrorista y con todo lo que está pasando en Israel…», advierte