• Medio oriente Israel celebra sus días más hermosos a la luz de una gran división
  • reforma judicial El nuevo sábado de protestas multitudinarias en Israel contra Netanyahu

Si se anuncia el plan de cambios profundos en la relación entre el poder judicial y otras autoridades en Israel soltado Manifestaciones masivas de protesta Habiendo llegado a su 17ª semana consecutiva este sábado, su suspensión ha recuperado a la derecha.

Más de 100.000 personas– Fue reconocido por el bloque de partidos de derecha y religiosos que integran la coalición – Se reunió el jueves por la tarde en torno a la Knesset en Jerusalén para pedir aprobación reforma judicial. Es decir, preguntarle al primer ministro y al líder del Likud, Benjamín Netanyahu, que quitó los frenos que él mismo puso a fines de marzo como resultado de protestas masivas (incluso de reservistas) en todo el país, críticas de Estados Unidos y daños tangibles y potenciales a la economía. Desde entonces, representantes del gobierno y la oposición han estado dialogando en la residencia presidencial para llegar a una legislación acordada.

Entre los manifestantes del jueves por la noche, se podían ver y escuchar varios diputados y ministros de la coalición, comenzando por el principal promotor del proyecto judicial, el presidente del Tribunal Supremo Yariv Levin. «Todos queremos enviar un mensaje a quienes temen los resultados de la reforma. No queremos controlar el poder judicial, sino que el poder judicial sea propiedad de todos, liberales y conservadores.. En un discurso en el que reiteró sus duras críticas a la Corte Suprema, dijo que «no hay mayor mentira que decir que esta reforma llevará a una dictadura». Entre fuertes aplausos para Netanyahu, que no asistió al evento, anunció en Twitter que estaba «profundamente conmovido por el tremendo apoyo del campo nacional».

Varios miembros del Poder Ejecutivo cofinanciaron la llegada de los manifestantes para exigir públicamente la aprobación de las leyes que habían suspendido. Por ejemplo, uno que le da al gobierno una mayoría en el nombramiento de jueces o que reduce en gran medida la capacidad de la Corte Suprema para anular las leyes del Parlamento. El propósito de la llamada era mostrar que la calle israelí no pertenece solo a los críticos del plan de Levin. “Nuestro error al principio fue no fingir como ahora y pensar que la Knesset era suficiente”, cuenta a EL MUNDO Sara, votante del Likud.

La manifestación llevaba un doble mensaje. Por un lado, Expresar molestia extrema Ante lo que consideran «frenar la reforma por culpa de las élites y la clase alta que anulan la voluntad expresada en tinajas». Uno de los gritos más frecuentes fue «¡64!» Refiriéndose al número de sus diputados que constituyen la mayoría en el Parlamento de 120 escaños. Los rostros del Presidente del Tribunal Supremo y del Fiscal General ante el gobierno fueron proyectados en un cartel en el suelo, que fue pisoteado por los manifestantes.

Por otro lado, Una advertencia «amistosa» a Netanyahu para que no «ceda» a las presiones internas y externas. “Si el gobierno transmitiera la sensación de que la reforma se completaría, esta protesta ciertamente no se habría producido”, admite Matan Peleg, un conocido activista de derecha y partidario del primer ministro. Según él, “es precisamente para fortalecer la democracia y acabar con la dictadura de la Corte Suprema que los cambios son necesarios”. Una opinión radicalmente diferente a la de los manifestantes que salieron a la calle contra lo que llaman una «revolución judicial para acabar con la democracia».

En las protestas masivas contra el plan judicial, ciudadanos de derecha y de izquierda, y sobre todo de centro, se vieron movidos por el sentimiento de lucha por que la identidad de su país sea judía, liberal y laica, sin exclusión militar de la extremistas – Participan jóvenes ortodoxos, sin la presencia de ministros de extrema derecha como Itamar Ben Gvir. Asimismo, el ascenso de la derecha (Likud) y el nacionalismo religioso (representado por el partido Bezalel Smotrich) también está impulsado por el deseo de priorizar la identidad judía del país, que quieren ser más conservadores.

Pero mientras el primero advierte que los frenos de Netanyahu van encaminados a acabar con las protestas, movilizar a la derecha en las calles, dividir a la oposición y retomar la iniciativa legislativa en la Knesset en los próximos meses, el segundo teme que lo que se esté sepultando sea el proyecto judicial. , como anunció Levin en enero. Lo que todos coinciden en señalar es que Israel atraviesa momentos trágicos con una enorme convulsión social y división política.