• Directo Última hora de la guerra Ucrania – Rusia

El operador de la red eléctrica de Ucrania aseguró este martes que el mal tiempo invernal dejó sin electricidad a más de 1.000 ciudades y pueblos en nueve regiones e instó a los residentes a conservar la energía, ya que el sistema energético se ha visto debilitado por los ataques rusos.

El consumo de electricidad alcanzó los niveles más altos de esta semana, ya que las temperaturas cayeron a cerca de -15 °C en muchas partes del país, dijo el operador de la red Ukrenergo. «El nivel de consumo sigue creciendo debido al considerable descenso de las temperaturas en todo el país», dijo en la aplicación de mensajería Telegram, añadiendo que el consumo de electricidad por la mañana ya era un 5,8% superior al del día anterior.

«A partir de esta mañana debido al mal tiempo se cortó la electricidad en 1.025 asentamientos».

El mal tiempo causó importantes daños en las redes de distribución con fuertes vientos, heladas y una gruesa capa de hielo en los equipos, lo que retrasó los trabajos de reparación, según Ukrenergo.

Vitaliy Kim, gobernador de la región meridional de Mykolaiv, donde 215 ciudades y pueblos se han quedado sin electricidad, dijo que el hielo en los cables eléctricos tenía más de 5 cm de grosor.

Ukrenergo dijo que el sistema eléctrico ya funcionaba al máximo de su capacidad e instó a los residentes a ahorrar electricidad en la medida de lo posible y evitar el uso simultáneo de varios aparatos eléctricos para ayudar al sistema a hacer frente a la situación.

«Actualmente, la electricidad es suficiente para abastecer a todos los consumidores comerciales y domésticos. Pero un gran aumento del consumo crea una carga adicional en las centrales eléctricas, que ya funcionan al máximo, y necesitan aumentar la generación muy rápida y considerablemente, lo que puede provocar interrupciones tecnológicas», declaró Ukrenergo.

Ucrania tuvo que importar electricidad de las vecinas Rumanía y Eslovaquia para poder satisfacer la demanda, añadió.

Ukrenergo señaló que las centrales térmicas ucranianas aún se estaban recuperando de los masivos ataques rusos del invierno pasado y que las centrales solares no podían trabajar a pleno rendimiento debido a las densas nubes y al mal tiempo.

El invierno pasado Rusia atacó el sistema eléctrico ucraniano con miles de misiles y aviones no tripulados, causando frecuentes apagones a millones de personas.

Las centrales térmicas representaban alrededor de un tercio de toda la electricidad producida en Ucrania antes de la guerra.

Ukrenergo también informó de más daños en las redes eléctricas de las regiones de Donetsk, Jarkov y Jersón, cercanas a la línea del frente y al alcance de los bombardeos de artillería.