• América Latina Escalan tensiones entre Ecuador y Argentina por fuga de exministro de Corea
  • entrevista Mauricio Macri: «El populismo es tan atractivo que te da todo, pero es un engaño»

Tras vacilar durante meses, el expresidente argentino Mauricio Macri Domingo anunció que no buscará regresar a Casa Rosada En las elecciones de este año ofreció todo su apoyo a la coalición opositora Juntos por el Cambio. La incógnita ahora es qué hará la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Quiero ratificar la decisión de no postularme a las próximas elecciones”, dijo Macri, sin aclarar a qué se refiere con la palabra “ratificación”, porque antes no había dicho explícitamente que no postularía a la presidencia. . El exjefe de Estado entre 2015 y 2019 criticó al populismo y a los «líderes cristianos» e hizo una tajante referencia al gobierno peronista de Alberto Fernández.

“Tengo mucha confianza de aprender estos años, que elegirán a la persona que mejor nos represente y esa persona tendrá el apoyo de todos. Nunca más tendremos un presidente títeredijo el líder de centroderecha, allanando el camino en las primarias presidenciales de agosto para Horatio Rodríguez Larreta, alcalde de Buenos Aires, y Patricia Bullrich, exsecretaria de seguridad. La Unión Cívica Radical (UCR), parte de la coalición, asume a Gerardo Morales, gobernador de Jujuy, mientras que la Coalición Cívica (CC), tercera pata del bloque opositor, propone a la exdiputada Elisa Carrillo.

El anuncio de Macri duplica la presión sobre la vicepresidenta Fernández de Kirchner, que anunció en diciembre que no sería candidato a «nada», pero está presionado por el peronismo para revisar esa decisión. El presidente, que fue condenado dos veces en diciembre, fue condenado a ocho años de prisión por defraudar al Estado, aunque la sentencia está sujeta a apelación. A pesar de que nada le impide postularse a cargos públicos, el kirchnerismo más difícil la expone como víctima de una prohibición.

Macri, quien a lo largo de su vida política mostró afinidad por el peronismo e integró a muchos peronistas a su partido, en su carta se desvinculó de ese movimiento político criticando, sin nombrar, a su fundador, Juan Domingo Perón.

“Hace casi 80 años, una parte importante de la sociedad argentina optó por creer en líderes cristianos, figuras que debían salvarnos y llevarnos a una vida mejor, muchos argentinos de buena fe depositaron sus esperanzas en ellos y les dieron la posibilidad de producir los cambios que necesitaban. Pero ese tipo de liderazgo se acabó. Ha causado un gran daño al país. Le ha dado un poder desproporcionado a personas tan infalibles como todos los demás».