• último minuto Zelz vive en Turquía y Siria

Soddy huérfano Trabaja como enfermera en el Hospital General de Pazardzhik, en Kahramanmaras, una de las regiones más golpeadas por los terremotos. «Tenía guardia nocturna y reaccionamos rápido», recuerda cómo empezó todo el lunes. “No podemos seguir el ritmo. Desde el lunes atiendo a la gente. Al principio montamos una pequeña clínica con una carpa. El martes nos quedamos sin algunos medicamentos, pero improvisamos para desinfectar las heridas. para aliviar el dolor de los pacientes. El frío tampoco ayuda. También tenemos casos de hipotermia”, explica.

el Falta de medicamentos y equipos, hambre, frío y desesperación. Comenzaron a pasar factura en el noreste de Turquía y el sureste de Siria después de los terremotos. El número de muertos ahora supera los 20.000 en ambos países. En Turquía, el número de vidas humanas perdidas ha superado al del último gran terremoto que vivió el país, en 1999, con más de 17.000 muertos. Cientos de miles de personas se han quedado sin hogar, al aire libre, en medio de temperaturas bajo cero este invierno. Según las autoridades turcas, 13,5 millones de personas se vieron afectadas por el desastre en un área que se extiende por un radio de 450 kilómetros, desde Adana (en el oeste) hasta Diyarbakir (en el este). En Siria, las víctimas se contaron a 250 kilómetros del epicentro. A nivel mundial, el número de afectados es de 23 millones, según la Organización Mundial de la Salud.

Las áreas ilesas en Turquía se dirigieron a las víctimas y donaron ropa de abrigo y cilindros de gas para iniciar el incendio. Varios autobuses que transportaban a cientos de heridos partieron de Izmir para ser transportados a otras provincias. El trabajo de rescate se vuelve más complejo a medida que El límite de edad es de 72 horas.. Se han desplegado más de 100.000 miembros del personal militar y de rescate para buscar sobrevivientes.

Panagiotis, de 36 años, es miembro del equipo de rescate enviado a Hatay por Grecia. El nivel de destrucción lo impresionó: «Nunca había visto algo así. En la ciudad en la que estamos, no queda nada».. Sin embargo, no se dan por vencidos en esta lucha frenética por la vida: «La coordinación es buena, tenemos traductores, sensores de calor, máquinas. El trabajo es lento pero logramos sacar con vida a muchas personas, incluidos niños. Tenemos equipo para varios días». ”

A medida que llegan más recursos y refuerzos, Kutai HakanUn voluntario de rescate en Hatay, una de las zonas más golpeadas por la furia de la naturaleza, trabaja incansablemente en el barrio de Urgenpaşa. “El trabajo es muy lento y no tenemos los medios. En algunas zonas no vino nadie a rescatar, no hay máquinas para desescombrar. Pedimos ayuda pero no vino nadie”, lamentó. “Hoy hemos construido diez letrinas portátiles porque la gente no tiene dónde ir al baño. No hay edificios en pie. Entre los escombros, la gente pone a familiares muertos que aún no han sido trasladados. Hay materiales necesarios que aún no han sido trasladados. Llegaron pero la situación es pésima”, describe la situación de Hakan.

Crece el descontento entre la población de Respuesta arriesgada de las autoridades Y la falta de preparación en un país ubicado en una región de alta actividad sísmica. Ante las críticas, el presidente, Recep Tayyip Erdogan, reconoció que hubo “deficiencias”.