• gran angular Salud de hierro para una institución en «peligro de extinción», la monarquía
  • coronación «Gladiador» rompe una bayoneta en defensa del rey Carlos III contra la República en Australia

Al menos seis de los 14 «reinos» que reconocen a Carlos III como jefe de Estado, con excepción del Reino Unido, son partidarios de romper los lazos con la monarquía británica y convertirse en repúblicas. Canadá, Australia, Jamaica, Bahamas, Islas Salomón, Antigua y Barbuda votarán a favor de un cambio histórico, según encuesta difundida por Correo diario.

Lord conservador Michael Ashcroft, quien patrocinó la encuesta, advirtió que «la lealtad a la monarquía es un anacronismo para los republicanos en estos países». En Canadá y Australia, esto se considera incompatible con el carácter inclusivo e igualitario de sus poblaciones. La asociación con la esclavitud y el colonialismo es un factor particularmente inevitable en los países del Caribe.

La publicación de la encuesta coincidió con el ensayo general de coronación en la Abadía de Westminster, al que asistieron todos los miembros de la familia real. Carlos se dejó ver sonriente junto a Camila, que también será proclamada reina el próximo 6 de mayo, en compañía de los Príncipes de Gales y sus tres hijos.

Más de 400 representantes de 14 «reinos» ya participarán en el espectáculo, que recorrerá el sábado el «Mall» de Londres. La Casa Real británica sostiene que el papel de la monarquía en los «reinos» de la Commonwealth of Nations será decidido por los habitantes de los respectivos países. Barbados abrió una «caja de Pandora» al declararse república en 2021, y Carlos III ahora enfrenta el desafío de una reacción en cadena en el inicio oficial de su reinado.

La diferencia más pronunciada entre el apoyo a una república y una monarquía (47% a 23%) ocurre en Canadá, seguido de Bahamas y Jamaica. En otros cinco países, desde Belice hasta Nueva Zelanda, las distancias son insignificantes. No hay apoyo tangible para la monarquía excepto en dos remotos territorios de ultramar, Tuvalu y San Vicente y las Granadinas.

En Australia, los carteles “democracia no monarquía” (“democracia no monarquía”) compiten estos días con los carteles “keep the crown” (“quedarse con la corona”) en el juego que se lanza a la opinión pública australiana. El actor Russell Crowe (nacido en Nueva Zelanda) se lanzó al ruedo como si fuera un «gladiador» en defensa del Rey: «Estoy seguro de que Carlos III hará su trabajo lo mejor que pueda. Olvídense del calor de nuestro último apretón de manos… el hombre que se convertiría en rey no fue amable. No solo eso, sino que también me pareció gracioso”.

Sin embargo, la mayoría de los encuestados en los Catorce Reinos citan el «colonialismo» o la «desconexión» con la monarquía como una de las razones de su inclinación hacia el republicanismo. Muchos de ellos sostienen que mantener al Rey (oa la Reina en su día) como Jefe de Estado no les aportó «ventajas prácticas» y que aún necesitan un visado para viajar a Reino Unido. En 10 de 14 países, el duque y la duquesa de Sussex son más populares que el resto de la familia real, y su trato hacia Meghan ha sido descrito como «racista».

La impactante encuesta en la cuenta regresiva completa para la coronación ha sido interpretada por los analistas como un «reality check» («evaluación de la realidad») del rey Carlos. En otra encuesta reveladora, el 73% de los británicos cree que la propiedad debería «modernizarse» y el 67% apoya la «reducción» de la empresa y la «reducción de sus costes».

El 56% de los británicos votará por una monarquía en un referéndum virtualfrente al 23% de los que lo harían en su contra, según una encuesta Correo diario, que revela, sin embargo, que solo el 7% puede considerarse «realista comprometido», frente al 18% que se identifica como «abolicionista». De estos, el 32% son realistas «regulares», el 24% son «pragmáticos neutrales» y el 19% son «republicanos modernos».