• Patio Global Los políticos corruptos chinos confiesan sus pecados en televisión

QUIÉN. Serguei Udaltsov, nacido en 1977 en Moscú.

QUÉ. En 2011 emergió como carismático líder opositor de izquierdas. Después apoyó la intervención de Rusia en Ucrania y ahora ha sido detenido por «justificar el terrorismo».

POR QUÉ. Su abogada dice que no sabe por qué ha sido acusado, aunque en diciembre ya fue arrestado por desplegar una bandera de Stalin en la Plaza Roja.

El miércoles por la mañana, Serguei Udaltsov escribió en Telegram que la policía estaba intentando irrumpir en su casa. Poco después, este líder político de extrema izquierda era interrogado y acusado de «justificar el terrorismo». Según la agencia de noticias estatal TASS, las autoridades requisaron sus dispositivos electrónicos.

La guerra ha dividido al movimiento de izquierda en Rusia. Udaltsov saltó a la fama en el año 2011, a la vez que el líder disidente preso Alexei Navalny, y de hecho cumplió condena por disturbios cerca del Kremlin. Pero cuando fue liberado en 2017, afirmó que apoyaba a las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, así como la anexión de Crimea. Después del comienzo de la invasión de las tropas rusas en Ucrania en 2022, Udaltsov adoptó una posición favorable a la invasión, aunque no ha sabido estarse quieto. El mes pasado, fue detenido después de una movilización en la Plaza Roja dedicada al cumpleaños de Stalin por violar las normas para organizar manifestaciones, una protesta en la que desplegó una pancarta con la foto del dictador soviético. Fue condenado a 40 horas de trabajos forzados. Ahora podría afrontar hasta siete años de prisión si es declarado culpable de justificar el terrorismo.

Udaltsov lleva años liderando el Frente de Izquierdas, aunque sin lograr entrar con fuerza en el sistema de partidos. Ha llamado durante los últimos años a comunistas y socialdemócratas a aliarse y presentar una candidatura única. Comenzó a involucrarse en política a finales de los años noventa.

Su posición ha estado siempre a mitad de camino entre el viejo bolchevismo y la izquierda alternativa. «No sentimos nostalgia por la Unión Soviética, no abogamos por un retorno a una economía centralizada y planificada donde la iniciativa social estaba sofocada, pero sí queremos preservar lo bueno del sistema soviético y adoptar nuevos caminos hacia el desarrollo; un desarrollo socialdemócrata de Rusia».

Pese apoyar la invasión -y llamar «traidores» a disidentes pacifistas como Navalny o Ilya Yashin-, siempre enfatizó que seguía siendo un «crítico duro» de Vladimir Putin y habló del hambre de cambios en Rusia. En las pasadas elecciones presidenciales de 2018 colaboró con el candidato comunista, Pavel Grudinin. Debido a sus antecedentes penales, Udaltsov no pudo presentarse como candidato a ningún cargo, así que fue su esposa, Anastasia, la que comenzó a participar más activamente en actividades políticas. A ambos se les conoce como la «pareja revolucionaria». A él lo han llamado «el nuevo Lenin». En 2022 Anastasia Udaltsova llegó a diputada estatal gracias a una baja en la fracción comunista en el Parlamento.

Udaltsov no es la primera figura relevante que afronta un proceso penal a pesar de haberse pronunciado a favor de la guerra. En el verano de 2023, Igor Strelkov, que apoyó activamente la invasión pero criticó a las autoridades, fue arrestado acusado de «llamamientos al extremismo». Udaltsov planeaba colaborar con Strelkov, un nacionalista ruso acusado de crímenes de guerra en Donbás en 2014, de cara a las elecciones presidenciales de marzo de este año.

Al final, la represión ha alcanzado también a este disidente que justificaba la guerra: «Estás con tu país o con el enemigo», decía el año pasado. Ahora el señalado como enemigo ha sido él.