Actualizado

Una israelí, de 79 años, ha muerto y otros 18 ciudadanos han resultado heridos, entre ellos cinco en estado grave, en un ataque simultáneo que ha tenido lugar este lunes en la ciudad de Raanana en el centro de Israel. La policía israelí ha arrestado a dos palestinos sospechosos de atropellar de forma intencionada y apuñalar a los peatones, entre ellos alumnos de un colegio.

El atentado ha roto la habitual calma de esta ciudad situada a 14 kilómetros al norte de Tel Aviv aumentando el temor, ya elevado, en todo el país a raíz de la infiltración armada del grupo islamista Hamas en el sur el pasado 7 de octubre, que desató la respuesta militar israelí y una guerra sin precedentes en la Franja de Gaza.

Hamas ha elogiado «la ‘operación Raanana’ llevada a cabo por los héroes de nuestro firme pueblo palestinos», y ha pedido a «los jóvenes revolucionarios intensificar la lucha».

Los terroristas, con antecedentes tanto penales como en lo que se refiere a la seguridad de Israel, donde no tenían permiso para entrar y trabajar, robaron tres coches para realizar su ataque antes de ser detenidos en diferentes localizaciones de Raanana, según explican fuentes policiales.

Dos conductores apuñalados

Uno de los atacantes apuñaló a un conductor para hacerse con su vehículo al tiempo que el otro hizo lo mismo a unos 500 metros. La embestida golpeó, entre otros, a un grupo de personas en una parada de autobús en la concurrida y céntrica calle de Ahuza. Más de una hora después, fueron detenidos poniendo fin a una huida que provocó el envío de numerosos efectivos de seguridad a la ciudad.

«Se trata de un grave atentado terrorista en el que dos agresores que trabajaban en la zona industrial en esta zona robaron dos coches y realizaron varios atropellos intencionados en tres zonas», ha afirmado el responsable policial del distrito central, Avi Biton. «En los primeros minutos detuvimos al primer terrorista y luego encontramos y arrestamos al segundo. No descartamos que haya otro«, ha añadido.

La víctima mortal era residente de Raanana. Como lo es el ex primer ministro israelí Naftali Bennett, que llegó al lugar del atentado para hablar con los policías y afirmar a los medios: «El ataque terrorista nos recuerda que el enemigo nos quiere hacer daño de forma indiscriminada y en cualquier sitio, ya sea en el Kibutz Beeri en el sur, en la ciudad de Shlomit en el norte (cerca de la frontera con Líbano), en Ofra en Judea y Samaria (asentamiento en Cisjordania) y aquí en Raanana. Los terroristas deben saber que no nos iremos a ningún sitio y que tarde o temprano llegaremos a ellos».

Los dos detenidos, Mohamed Zaidat (44) y Ahmed Zaidat (24), pertenecen a una misma familia de Bani Naim en la zona cisjordana de Hebrón. El atentado llega precisamente cuando el Gobierno israelí debe decidir si hay que renovar de forma masiva los permisos de trabajo a más de 100.000 palestinos de Cisjordania y que fueron suspendidos tras el ataque de Hamas en el sur de Israel.

EEUU y los organismos de seguridad israelíes, apoyados por el ministro de Defensa, Yoav Gallant, recomiendan hacerlo de forma urgente para evitar que el factor económico acelere el deterioro en Cisjordania, donde han aumentado las redadas, incursiones y atentados desde el inicio de la guerra en Gaza.

Por contra, muchos ministros de la coalición más derechista que ha liderado Benjamin Netanyahu se oponen. Replican que precisamente el 7-0, en el que 1.200 personas fueron asesinadas por Hamas, y otras 240 fueron secuestradas, refuerza su posición de negar su entrada y consideran que aumenta las posibilidades de atentados.

Proceden de cerca de Hebrón

Los dos atacantes de este lunes procedían de una zona, en los alrededores de Hebrón, con muchos apoyos a Hamas. que además tiene allí infraestructura. «Se trata de una respuesta natural a las masacres y agresiones contra el pueblo palestino en Cisjordania y la Franja de Gaza. Llamamos a la juventud revolucionaria a intensificar la lucha», ha indicado el comunicado de Hamas.

Su número dos y figura clave en la planificación de atentados en y desde Cisjordania contra israelíes, Saleh Arouri, murió en un ataque de drones israelíes hace dos semanas en Beirut.

El atentado de este lunes se produce en la jornada número 101 de la guerra entre Israel y Hamas, que ha provocado una enorme crisis humanitaria en la Franja de Gaza. Según el ministerio de Sanidad controlado por el grupo islamista, los ataques israelíes han causado más de 24.000 muertos.

Tras la retirada de miles de soldados del norte del enclave palestino, incluyendo la Brigada 36 de Golani en una nueva fase de la ofensiva, los ataques aéreos y combates se centran básicamente en la zona sureña de Jan Yunis donde se cree que sigue el líder de Hamas, Yahia Sinwar y el resto de la cúpula. Según diversas estimaciones, el Ejército israelí controla el 60% del territorio en la Franja de Gaza.

En sus mensajes, el portavoz del brazo armado de Hamas, Abu Obeida, asegura que «la ocupación no logrará sus objetivos» y pide más ataques desde otros frentes, como por ejemplo en Jerusalén, Cisjordania o en el centro de Israel, como sucedió este lunes en Raanana.