Una presa del sur de Noruega reventó parcialmente este miércoles tras varios días de lluvias torrenciales que provocaron deslizamientos de tierras e inundaciones en la región montañosa y obligaron a evacuar las aldeas situadas aguas abajo. Esta presa de la central hidroeléctrica de Braskereidfoss, está construida en el Glåma, el río más largo y caudaloso de Noruega.

Los generadores de la presa dejaron de funcionar a primera hora del miércoles tras un fallo en la red eléctrica, según informó en un comunicado el operador de la planta, Hafslund Eco.

Un sistema automático que debería haber abierto las compuertas para liberar agua falló. La rápida crecida del agua desbordó la presa y penetró en la central, causando graves daños, según las autoridades.

Enormes volúmenes de agua se derramaron por las partes occidentales de la presa, dijo Thomson.

El agua destrozó una carretera de dos carriles y las vallas que atravesaban la parte superior de la presa.

Poco después de las 16.00 horas (14.00 GMT), un dique de la presa se rompió bajo la presión del agua y empezó a desbordarse.

La presa de la central hidroeléctrica de Braskereidfoss, parcialmente rota.
La presa de la central hidroeléctrica de Braskereidfoss, parcialmente rota.CORNELIUS POPPEAFP

Al menos 1.000 personas viven en aldeas cercanas al río en la zona, y las autoridades dijeron que todas fueron evacuadas antes de que la presa empezara a fallar.

El Primer Ministro noruego, Jonas Gahr Støre, advirtió que las inundaciones seguirán siendo una amenaza a medida que el exceso de agua fluya río abajo.

«Esto no ha terminado en absoluto», dijo. «Podría ser el nivel de agua más alto en 50 años o más».

Venkat Lakshmi, hidrólogo de la Universidad de Virginia, afirma que sus investigaciones demuestran que las presas más antiguas no están preparadas para soportar lluvias más intensas y difíciles de gestionar.

Muchas de esas presas se diseñaron para soportar inundaciones que se suponía que sólo se producían una vez por siglo, pero ahora esos fenómenos ocurren con mucha más frecuencia, explica.

«Este tipo de conflicto entre el clima y nuestra infraestructura hidrológica, como las presas, va a ser cada vez más frecuente», afirma Park Williams, hidrólogo de la Universidad de California (UCLA). A medida que se intensifiquen las lluvias, los embalses y presas «estarán cada vez más fuera de sintonía con el clima cambiante».

Crisis en Escandinavia

Por otra parte, una mujer noruega de unos 70 años murió el miércoles tras caer a un arroyo el día anterior. Consiguió arrastrarse hasta la orilla, pero debido a las inundaciones los equipos de rescate tardaron varias horas en llevarla a un hospital, según la policía.

Más de 600 personas fueron evacuadas en una región al norte de Oslo, y la policía del sur de Noruega informó de que la situación allí era «confusa y caótica». Todas las carreteras principales entre Oslo y Trondheim, la tercera ciudad más grande de Noruega, estaban cerradas, según la Administración de Carreteras Públicas de Noruega.

«Estamos en una situación de crisis de dimensiones nacionales», declaró el alcalde del condado de Innlandet, Aud Hove. «La gente está aislada en varias aldeas locales, y los servicios de emergencia corren el riesgo de no poder llegar a las personas que necesitan ayuda».

Una casa está bajo el agua por la inundaciones en la región de Dokka, en el sur de Noruega.
Una casa está bajo el agua por la inundaciones en la región de Dokka, en el sur de Noruega.STIAN LYSBERG SOLUMEFE

La tormenta Hans ha azotado partes de Escandinavia y el Báltico durante varios días, provocando el desbordamiento de ríos, dañando carreteras y derribando ramas que hirieron a personas.

Los científicos no han llevado a cabo el complejo análisis de datos necesario para determinar en qué medida el cambio climático ha influido en las inundaciones, si es que lo ha hecho. Pero llevan tiempo advirtiendo de que, a medida que el mundo se caliente, las tormentas extremas producirán mayores cantidades de lluvia en ráfagas más grandes.

Una de las principales razones es que cuanto más caliente está el aire, más agua puede contener. Además, muchos científicos afirman que los cambios en las corrientes atmosféricas que impulsan los sistemas meteorológicos suelen provocar que las tormentas se detengan en algunos lugares y descarguen más lluvia.

En la ciudad de Goteborg, la segunda más grande de Suecia, zonas del puerto estaban bajo el agua.

Un hombre camina en medio de las inundaciones en el Fiskhamnen (puerto pesquero) de Goteborg, Suecia.
Un hombre camina en medio de las inundaciones en el Fiskhamnen (puerto pesquero) de Goteborg, Suecia.BJORN LARSSON ROSVALLEFE

Erik Hojgard-Olsen, meteorólogo del Instituto Meteorológico e Hidrológico Sueco, declaró al diario ‘Aftonbladet’ que ese tiempo era inusual para esta época del año.

«Es excepcional tener un (sistema) de bajas presiones como la tormenta Hans, que ha traído tanta lluvia durante varios días seguidos», dijo. «Especialmente para ser un mes de verano, ha durado mucho tiempo».