• terrorismo Bruselas, París, Boston, Barcelona: Comandos de los Hermanos del Mal

Eran cinco, de 14 a 22 años y formaban parte de un grupo llamado Waffencraft («Gun Power» en alemán) donde discutían la ideología neonazi, elogiaban a Hitler o Mussolini y hablaban de cómo se fabricaban los explosivos. Alexander Gillett era el líder de la pandilla., «el radical más motivador» de todos los tiempos. Era ayudante de la gendarmería. Quería vengarse de los ataques yihadistas de 2015 en París, en particular el ataque al teatro Bataclan que dejó 130 muertos el 13 de noviembre. Ese fue el año de su radicalización. Les dijo a sus amigos: «Tenemos que hacerlo peor».

Arranca este lunes en París El juicio a cuatro de estos jóvenes neonazis, el primer juicio por terrorismo de extrema derecha Quien está siendo juzgado ante un tribunal penal en Francia, donde otras acciones previas (incluido un plan para asesinar al presidente Emmanuel Macron) se llevaron a cabo en tribunales correccionales. Los cuatro jóvenes sentados en el podio son acusados ​​del delito de formación de banda criminal terrorista. Ahora tienen entre 22 y 28 años. En cuanto al quinto, que es menor de edad, ya ha sido condenado por el juzgado de menores.

Según los investigadores, entre 2017 y 2018, estos jóvenes planearon atentados con distintos objetivos, como el Consejo Representativo de las Instituciones Judías en Francia (CRIF, en sus siglas en francés) o la Liga contra el Racismo. También un mitin del líder de La Francia Insumisa, el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, o un concierto del rapero Medine, de izquierdas y que la derecha y la ultraderecha asocian con el islamismo.

En 2018, Gillet, entonces asistente de gendarmería, fue arrestado por la policía luego de una denuncia por presentar un pedido de productos para producir explosivos. Considerado el joven líder del grupo (tenía entonces 22 años) Ídolo Anders Brevik, autor atentados en noruega En 2011, 70 personas fueron asesinadas. Durante un registro en su casa, la policía encontró dos fusiles Kalashnikov, municiones y productos para la fabricación de artefactos, así como videos explicativos.

Además, hubo búsquedas en su computadora de lo que los investigadores creían que eran objetivos y algún tipo de declaración para tomar medidas. Calificándolo de estigma terrorista, dijo a la AFP que su abogada, Fanny Viall, lo describió como una «memoria íntima de odio de la que ahora se arrepiente».

Los investigadores creen que el ataque se inspiró en ataques yihadistas, con un modus operandi similar, como el ataque suicida con camión en un parque de Niza en 2016 que mató a 86 personas. Gillette estaba sacando su licencia de conducir de vehículos pesados.

Las facciones de los imputados y el proceso de su radicalización son inquietantes, especialmente la atracción que despertaba en ellos este tipo de ataques. A excepción de alguien que venía de un entorno más estable y cómodo, Todos provienen de familias rotas, con infancias problemáticas y problemas pasados.. En lugar de verse para planear fiestas o picnics, o para estudiar, se reunían para practicar tiro en medio del bosque.

La persona que creó el logo de su grupo, un sol negro con tres esvásticas, tenía entonces 17 años y había pasado un tiempo en un centro para jóvenes con problemas. Durante el interrogatorio, admitió que era antijudío. El mayor del grupo, entonces de 23 años, ya había sido condenado por publicar imágenes pornográficas de una menor. Aunque todos admitieron simpatizar con las ideas, sostuvieron que en ningún momento consideraron tomar acción.

La amenaza de la extrema derecha es tan alarmante que el ministro del Interior, Gerald Darmanin, ha decidido prohibir las manifestaciones de estos grupos. Una decisión anulada por el juez. En los últimos años Numerosos operativos relacionados con esta ideología se han abierto en el Centro Antiterrorista de París. Apenas este fin de semana, la policía detuvo a cinco jóvenes vinculados a la extrema derecha en Rouen después de que provocaran un motín frente a un festival en el que actuaba el rapero Medine.