• Geopolítica Biden, en el arranque de la Asamblea General de la ONU: «Rusia cree que el mundo se cansará y le dejará tratar con brutalidad a Ucrania»

Ucrania y Polonia han escenificado al máximo nivel y en público el profundo desencuentro que existe entre ambos países por la exportación de cereales ucranianos, un asunto que va más más allá de la solidaridad que Varsovia ha mostrado desde la guerra y que Kiev ha decidido llevar a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Las tensiones entre el presidente Vladimir Zelenski y su homólogo polaco Andrzej Duda han llegado a tal extremo que el encuentro bilateral que habían programado mantener este miércoles al margen de la Asamblea General de la ONU ha sido cancelado, según informa el diario polaco Rzeczpospolita. Aluden a «problemas de agenda».

Pero puede que la decisión se tomara en caliente, después de que Polonia y otros países de la zona decidieran a principios de semana mantener el embargo al grano ucraniano haciendo caso omiso a la Unión Europea. En declaraciones recogidas por la prensa polaca en Nueva York, Zelenski acusó a Rusia de aprovecharse de la crisis alimentaria provocada por ella misma para forzar concesiones territoriales, pero también criticó con «la aparente solidaridad de algunos aliados europeos de Ucrania, cuyas políticas, sin embargo, apoyan a Rusia», dijo.

«Es inquietante observar cómo algunos en Europa fingen apoyarnos, pero en el proceso convierten la cuestión de los cereales en un thriller político. Pueden pensar que están desempeñando un papel independiente, pero en realidad están allanando el camino para los planes de Rusia«, dijo Zelenski, sin nombrar a países concretos.

La delegación polaca, sin embargo, se dio por aludida y, tras su intervención en la Asamblea General, el presidente Duda criticó abiertamente a Ucrania, subrayando la necesidad de proteger los intereses polacos. Explicó que Polonia no había cerrado las fronteras al grano ucraniano, sino que había establecido corredores especiales de transporte que habían sido coordinados en consulta con Kiev. «Estos corredores permitieron transportar a través de Polonia el doble de grano que en febrero o marzo de este año», destacó. Al hacerlo, comparó metafóricamente la actuación de Ucrania con la desesperación de un hombre que se ahoga.

«Cualquiera que haya participado alguna vez en el rescate de una persona que se está ahogando sabe que alguien así es extremadamente peligroso; que puede arrastrarte hasta lo más profundo».

Duda añadió que nadie puede culpar a Ucrania, en su difícil situación por «agarrarse a todo lo que puede», pero, continuando con el símil, añadió que es «legítimo protegerse a uno mismo de sufrir daños mientras se rescata a alguien que se ahoga». Recordó además que el transporte de armas y ayuda humanitaria a Ucrania pasa por territorio polaco, lo que dijo, «no debería olvidar nunca el presidente Zelenski».

Eslovaquia, Hungría y Polonia han dejado de participar en los trabajos de la plataforma de coordinación de la Comisión Europea sobre el suministro de cereales ucranianos en respuesta a las amenazas de Ucrania de denunciar ante la OMC el embargo impuesto por estos países. En la plataforma participaban representantes de la Comisión Europea, Bulgaria, Hungría, Polonia, Rumanía, Eslovaquia y Ucrania. Ante la negativa de la Comisión a prorrogar el embargo después del 15 de septiembre, Budapest, Bratislava y Varsovia ampliaron a nivel nacional la prohibición de importar productos agrícolas ucranianos.

Según la primera viceprimera ministra y ministra de Economía de Ucrania, Yulia Svyrydenko, las amenazas de acudir a la OMC se han materializado con la presentación quejas por la prohibición de importar sus productos agrícolas. La OMC, con sede en Ginebra, anunció el martes que había recibido la petición de Ucrania de celebrar «conversaciones de solución de diferencias sobre el bloqueo de las exportaciones de cereales» con Hungría, Polonia y Eslovaquia.

Estos países, sin embargo, se mantienen firmes. El embargo al cereal ucraniano, de peor calidad, pero mucho barato que el producido por sus agricultores, parte de la necesidad de proteger sus mercados nacionales y evitar distorsiones mayores.

Por su parte, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, amenazó este miércoles a Ucrania con «añadir más productos» a la lista de importaciones ucranianas bloqueadas si Kiev «intensifica el conflicto» por esta cuestión.

En declaraciones al canal polaco Polsat, Morawiecki formuló esta advertencia como parte del enfrentamiento verbal que los Gobiernos de ambos países mantienen en los últimos días.

El jefe del Ejecutivo polaco publicó además un vídeo en sus redes sociales en el que recordó que su país «fue el primero en hacer mucho por Ucrania y por eso esperamos que se comprendan nuestros intereses y los defenderemos con toda determinación».