Actualizado

EEUU lanzó este miércoles una nueva oleada de ataques contra zonas en Yemen controladas por los rebeldes hutíes horas después de declarar al grupo chií como «terrorista», informó el Mando Central de EEUU (CENTCOM, en inglés) en un comunicado difundido a través de X, antes Twitter.

«El 17 de enero aproximadamente a las 23.59 (hora de Sanaa), las fuerzas del Mando Central de Estados Unidos llevaron a cabo ataques contra 14 misiles hutíes (…) Estos misiles sobre raíles de lanzamiento representaban una amenaza inminente para los buques mercantes y los buques de la Armada estadounidense en la región», detalló CENTCOM en la mencionada red social.

Asimismo, el Mando Central de EEUU aseguró que las acciones de los hutíes, «respaldados por Irán», siguen «poniendo en peligro» a navegantes internacionales e «interrumpiendo» las rutas de navegación comercial en el sur del Mar Rojo.

«Continuaremos tomando medidas para proteger la vida de los marinos inocentes y siempre protegeremos a nuestro pueblo», afirmó el general Michael Erik Kurilla, del Mando Central de EE.UU., en el comunicado.

Pocas horas antes, CENTCOM había confirmado que un barco estadounidense sufrió un ataque con misiles navales en el Golfo de Adén, ubicado frente a las costas de Yemen, que no causó ningún herido.

El Genco Picardy, como se llama este granelero con bandera de las Islas Marshall, estaba en condiciones de continuar navegando tras la agresión.

Para saber más

La designación de los hutíes como «terroristas» llegó días después de otra campaña de bombardeos de Estados Unidos y Reino Unido contra objetivos militares del grupo en Yemen por los ataques de los insurgentes contra barcos vinculados a Israel en el Mar Rojo y el estrecho de Bab al Mandeb.

Los rebeldes atacaron el pasado lunes con un misil otro carguero estadounidense, sin provocar tampoco heridos ni daños importantes, y ayer, martes, llevaron a cabo otra una nueva acción hostil contra un buque griego.

El nuevo estatus para los hutíes entrará en efecto de aquí a 30 días, el próximo 16 de febrero, y en una llamada con periodistas funcionarios estadounidenses aseguraron que Washington «considerará» suspenderla si los rebeldes cesan sus ataques.

Los hutíes han calificado esa designación como un «honor» por apoyar a Palestina, aunque mostraron su rechazo por esta «injusta» decisión.

Por su parte, EE.UU. y el Reino Unido emprendieron una ofensiva militar contra los rebeldes hutíes para defender «la libertad de navegación» hace una semana.

En un comunicado conjunto respaldado por otros ocho países, señalaron entonces que la decisión de atacar posiciones hutíes en Yemen estaba motivada también por la defensa del comercio internacional y de quienes transitan por las aguas del mar Rojo, por donde circula casi el 15 % del comercio marítimo global.

En el marco de la guerra en Gaza, los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, han empezado a llevar a cabo estos ataques desde el 19 de noviembre a embarcaciones que, según aseguran, están relacionadas con Israel o se dirigen hacia ese país.