• Oriente Próximo Irán captura un «petrolero estadounidense» en el mar de Orán que ya estuvo en medio de una crisis entre Teherán y Washington

Los ejércitos de Estados Unidos y Reino Unido han bombardeado este jueves más de una docena de sitios utilizados por los hutíes respaldados por Irán en Yemen, en un ataque masivo de represalia con misiles Tomahawk lanzados desde buques de guerra y aviones de combate, dijeron varios funcionarios estadounidenses a The Associated Press. Los objetivos militares incluían centros logísticos, sistemas de defensa aérea y almacenes de armas, dijeron.

Periodistas de Associated Press en la capital de Yemen, Saná, escucharon cuatro explosiones a primera hora del viernes, hora local, pero no vieron señales de aviones de guerra. Dos residentes de Hodieda, Amin Ali Saleh y Hani Ahmed, dijeron haber oído cinco fuertes explosiones. Hodieda está situada en el Mar Rojo y es la mayor ciudad portuaria controlada por los hutíes.

Los ataques supusieron la primera respuesta militar estadounidense a lo que ha sido una persistente campaña de ataques con drones y misiles contra buques comerciales en el Mar Rojo desde el inicio del conflicto entre Israel y Hamas. Y el asalto militar coordinado se produce apenas una semana después de que la Casa Blanca y una serie de países asociados emitieran una última advertencia a los hutíes para que cesaran los ataques o se enfrentarían a una posible acción militar. Los funcionarios confirmaron los ataques bajo condición de anonimato para discutir las operaciones militares.

Al parecer, la advertencia tuvo al menos un efecto efímero, ya que los ataques cesaron durante varios días. El martes, sin embargo, los rebeldes hutíes dispararon su mayor andanada de aviones no tripulados y misiles contra la navegación en el Mar Rojo, a lo que respondieron buques estadounidenses y británicos y aviones de combate estadounidenses derribando 18 aviones no tripulados, dos misiles de crucero y un misil antibuque. Y el jueves, los hutíes dispararon un misil balístico antibuque en el golfo de Adén, que fue visto por un buque comercial pero no alcanzó la embarcación.

Los rebeldes, que han llevado a cabo 27 ataques con decenas de aviones no tripulados y misiles sólo desde el 19 de noviembre, dijeron el jueves que cualquier ataque de las fuerzas estadounidenses en sus sitios en Yemen provocará una respuesta militar feroz.