Actualizado
  • Guerra Israel-Gaza El tribunal de la ONU exige a Israel que no cometa un genocidio en Gaza
  • Zubin Mehta «Estoy en contra del Gobierno de Israel»

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió este domingo que se reasuma la financiación a la Agencia para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés), seriamente cuestionada por la posible implicación de algunos de sus miembros en los ataques del grupo islamista Hamas a Israel el 7 de octubre pasado.

«La ONU está tomando medidas rápidas tras las acusaciones extremadamente graves contra varios miembros del personal de la UNRWA. Estos presuntos actos abominables deben tener consecuencias. Pero es necesario satisfacer las necesidades humanitarias de las poblaciones desesperadas a las que sirve la UNRWA», dijo el dirigente portugués en un comunicado publicado en las primeras horas del domingo.

Para saber más

«Aunque entiendo las preocupaciones -yo mismo me sentí horrorizado con las denuncias- llamo fuertemente a los gobiernos que suspendieron las contribuciones a, al menos, asegurar la continuidad de las operaciones de la UNRWA», dijo Guterres en un comunicado, citando las siglas de agencia, informa Afp.

La comunicación de Guterres asegura que «de las 12 personas implicadas, nueve fueron inmediatamente identificadas y despedidas por el Comisionado General de la UNRWA, Philippe Lazzarini. Se confirma la muerte de uno y se está aclarando la identidad de los otros dos».

«Cualquier empleado de la ONU involucrado en actos de terrorismo deberá rendir cuentas, incluso mediante un proceso penal. La Secretaría está dispuesta a cooperar con una autoridad competente capaz de procesar a las personas de conformidad con los procedimientos normales de la Secretaría para dicha cooperación», añade la declaración, que también aclara que la UNRWA también había anunciado previamente una «revisión completa e independiente» de la organización el 17 de enero.

No obstante, Guterres hace énfasis en que dos millones de civiles en Gaza «dependen de la ayuda crítica de la UNRWA para su supervivencia diaria», pero la financiación actual de la agencia no le permitirá «cumplir con todos los requisitos para apoyarlos en febrero».

Varios países, entre ellos EEUU y Canadá, anunciaron que recortarán su ayuda financiera a la UNRWA tras las informaciones de que miembros de su staff habrían participado en la serie de ataques coordinados que Hamas llevó a cabo el pasado 7 de octubre. Este mismo domingo, Francia se ha sumado a la suspensión de su ayuda prevista para el primer trimestre de este año.

Israel pide la renuncia de Lazzarini

El ministro israelí de Relaciones Exteriores, Israel Katz pidió la renuncia del jefe de la UNRWA, Philippe Lazzarini, informa Afp.

«Señor Lazzarini, por favor renuncie», dijo Katz la noche del sábado en la red social X, luego de que el jefe de la UNRWA advirtiera de que los cortes en el financiamiento de la agencia podrían provocar el colapso de sus operaciones.

Katz llamó a los donantes a favorecer agencias «que se dedican a la paz y al desarrollo de manera sincera» en la reconstrucción de Gaza después de la guerra.

EEUU anunció el viernes que suspendía temporalmente su financiación a la agencia, una decisión seguida por Australia, Canadá, Italia, Reino Unido, Finlandia, Países Bajos y Alemania.

Hamas denunció las «amenazas» israelíes contra la UNRWA e instó a la ONU y a otras organizaciones internacionales a no «ceder ante las amenazas y el chantaje».

Tras el ataque, Israel ha desplegado una vasta operación militar tras la que han muerto cerca de 26.200 palestinos en la Franja de Gaza.

Refugio de ONU atacado

Las tensas relaciones entre Israel y la UNRWA se deterioraron luego de que la agencia denunció un ataque con tanques que habría impactado un refugio de desplazados en Jan Yunis, en el sur de Gaza.

Según la agencia, decenas de miles de desplazados estaban registrados en el refugio y que el ataque del miércoles mató a 13 personas.

El ejército israelí prometió evaluar lo sucedido pero analiza también la posibilidad de que fuera resultado de «fuego de Hamas».

Su campaña militar se ha centrado en Jan Yunis, donde se registraron intensos combates nocturnos.

Al menos 129 personas murieron en los ataques nocturnos de Israel, según el Ministerio de Salud de Gaza, controlado por Hamas.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, presionado por su manejo del conflicto, insistió el sábado en su promesa de eliminar a Hamas.

«Si no eliminamos a los terroristas de Hamas (…) la próxima masacre será cuestión de tiempo», declaró en un mensaje por televisión.

Expertos han señalado que la insistencia de Netanyahu en eliminar a Hamas es cada vez más visto en su gabinete como incompatible con la recuperación de los rehenes en Gaza.

El sábado en Tel Aviv nuevamente se congregaron manifestantes con pancartas para reclamar el regreso de los rehenes.

Alto el fuego

En tanto, la Corte Internacional de Justicia decidió el viernes que Israel debe prevenir posibles actos de genocidio en el conflicto y permitir el ingreso de más ayuda.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el miércoles para dar un «efecto vinculante» a la decisión de la corte, que no incluyó un llamado a un alto el fuego.

Al mismo tiempo, continúan los esfuerzos diplomáticos a favor de una tregua.

El jefe de la inteligencia estadounidense, William Burns, se reunirá próximamente en París con sus pares de Israel y Egipto, así como el primer ministro de Catar, en busca de un alto el fuego, dijo a Afp una fuente de seguridad.

El diario New York Times informó el sábado de que los negociadores se han acercado a un acuerdo para que Israel suspenda su guerra en Gaza por dos meses a cambio de la liberación de más de 100 rehenes.

Citando fuentes estadounidenses no identificadas, el diario dijo que hay un borrador de acuerdo que será discutido el domingo en París.

Huir a Rafah, cerca de la frontera con Egipto

Los combates obligan a los palestinos a huir más al sur, a Rafah, cerca de la frontera con Egipto, donde según la ONU se concentra la mayoría de los 1,7 millones de desplazados.

Muchos desplazados viven en la calle en «condiciones de desesperación que lleva a un quebranto total en el orden», indicó Ajith Sunghay, de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU.

«No encontré refugio, no encontré una carpa, no encontré nada», lamentó en Rafah Umm Imad, de 70 años, desplazado del este de Jan Yunis, tras intentar buscar dónde instalarse.

Entre tanto, los hospitales Nsser y Al-Amal de Jan Yunis están prácticamente sin condiciones de atender pacientes y bajo intensos ataques.

El ejército israelí acusa a Hamas de operar desde túneles debajo de los hospitales de Gaza, algo que el grupo niega.