Actualizado
  • Inmigración Italia multa y bloquea durante 20 días al barco de Open Arms por «obstaculizar a una patrullera libia» durante un rescate

Repetir todos los términos en su totalidad es imposible. Fueron demasiadas las palabrotas y vulgaridades contra las mujeres que el alcalde de Terni, Stefano Bandecchi, deslizó una tras otra durante el pleno municipal del lunes por la mañana. La paradoja: se iba a debatir un documento sobre violencia de género.

La reunión empezó con una concejala del Fdi, Cinzia Fabrizi, reprochando una entrevista que el alcalde había concedido en noviembre, llena de vulgaridades contra las mujeres.

Para saber más

Bandecchi pasó al contraataque, sin freno: «Sé que todos los italianos varones me han entendido, al menos los normales, es decir, los cuerdos. Y todas las mujeres normales me han entendido. Dicho esto, es cierto que Italia está llena de imbéciles y comprendo que para alguno sea un problema entender mis palabras, que reclamo todas, una por una. Un hombre normal mira el hermoso culo de una mujer e incluso lo intenta. Luego, si lo consigue, también se la tira. Si no puede, se va a casa. Ahora, oféndete todo lo que quieras, pero esta es mi idea. El alcalde es de Alternativa Popular, un partido de inspiración democristiana fundado el 18 de marzo de 2017, sucesor del disuelto Nueva Centroderecha. Bandecchi en este pleno municipal contó con el apoyo de los suyos, dos concejalas.

Se votó sobre la violencia de género. Y el alcalde Bandecchi con aire amenazante: «Ahora tenéis que decidir si votáis una enmienda sobre violencia de género o no. Yo pienso lo que me da la gana: nunca he matado a ninguna mujer, no he pegado a ninguna mujer, y no me consta haber tenido ninguna denuncia de mujeres. Si quieren hacer algo contra la violencia de género, perfecto. Si no, Alternativa Popular es libre de elegir qué votar: votaré en contra de esta enmienda porque ustedes, la derecha y la izquierda, no deben enseñarme nada. Y repito que la gente normal ha entendido lo que quería decir».

Abandono de los concejales

Hubo una huida compacta de todos los concejales del hemiciclo. Y compacta fue la declaración de condena, firmada por todos los concejales, de derecha y de izquierda: «Sobre las gravísimas declaraciones del alcalde de Terni, las enésimas, nos hemos visto obligados a abandonar la cámara. Para nosotros, los lugares de la democracia ciudadana siguen teniendo un valor y un significado respecto a los cuales se debe mantener un perfil absolutamente opuesto al del actual alcalde. Aparte del deplorable lenguaje que el alcalde reserva para sus intervenciones en el hemiciclo, esta frase la pronunció al hablar de feminicidios, y ante el gesto de la oposición de abandonar la sesión, fuera de micrófono pero claramente audible desde el streaming, nos llamó ‘hipócritas de mierda'».

Pero no sólo eso. Al final, sólo quedaron en la cámara los concejales del partido del alcalde. Quien, para no dejar escapar tampoco esta oportunidad, continuó: «Las ratas han huido y este acto se discutirá hasta el final, no hay absolutamente nada que retirar. Lo votaremos como Alternativa Popular decida votarlo, es un acto justo. Los feminicidios cometidos por cuatro obsesos no nos pertenecen y votaremos lo que se ha propuesto haciendo los cambios oportunos. Hoy AP ha demostrado que es un partido peligroso para el resto de partidos».