Actualizado

«Alemania ha perdido a un estadista, Europa ha perdido a un pilar y Francia ha perdido a un amigo». Estas fueron las palabras con las que el presidente francés, Emmanuel Macron, ha honrado este lunes a Wolfgang Schaeuble en un funeral de Estado en el que el canciller Olaf Scholz sólo hizo de extra.

El papel estático del canciller en el acto de duelo por uno de los políticos que más ha influido en la política alemana de las últimas décadas simboliza la parálisis de las relaciones franco-alemanas y la facilidad con la que Scholz delega para quedarse en segundo plano. Con Macron como principal orador, la ceremonia de Estado, con cerca de 1.500 invitados arropando a la familia, todos ellos representantes de los distintos estamentos del Estado, personalidades, amigos y diplomáticos, se convirtió en la despedida de un europeo que apostó por la amistad con Francia.

Wolfgang Schäuble falleció el 26 de diciembre de 2023 a los 81 años y fue enterrado en Offenburg, su ciudad natal, el 5 de enero. El político de la Unión Cristianodemócrata (CDU) ocupó un escaño en el Bundestag durante más de cinco décadas. Fue varias veces ministro y al final de su carrera llegó a la presidencia del Bundestag, donde se celebró el funeral tras un oficio religioso en la catedral de Berlín.

Macron pronunció su discurso parcialmente en alemán, tras unas palabras de la presidenta del Bundestag y una emotiva intervención del líder de la CDU, Friedrich Merz, para con quien fue su mejor amigo y mentor. Y también su aliado contra la ex canciller Angela Merkel, conocida en la CDU por quitarse de en medio a quienes supusieran una amenaza para ella y tanto Schaeuble como Merz le hacían sombra.

Merkel no asistió al entierro de Schaeuble como «madre» de la familia política a la que perteneció, aunque la CDU en pleno acudió a la iglesia. Merkel se reservó en su lugar un asiento en el funeral de Estado y el derecho a guardar silencio sobre quien fue tantas veces su ministro. De su presencia ante el gran púbico, solo dieron fe las referencias de Macron y las cámaras de televisión que retransmitieron el acto en directo.

La ex canciller Angela Merkel aplaude durante el discurso de Macron.
La ex canciller Angela Merkel aplaude durante el discurso de Macron.CLEMENS BILANEFE

Macron habló de cómo Schäuble aprendió francés y se entusiasmó con Albert Camus, de cómo representaba con vehemencia los intereses de Alemania, si bien era consciente de que el éxito de Europa sólo podía realizarse junto con los demás Estados. Para el presidente francés, Schäuble perteneció a la «generación de los constructores», que junto con los «padres fundadores» como Jacques Delors, Helmut Schmidt o Konrad Adenauer hicieron posible la «reconciliación» del continente. Agregó que Schäuble está por ello inscrito en el «fresco de la historia colectiva» de Europa.

Macron aludió también al papel del político alemán como ministro de Finanzas durante la crisis del euro, donde su defensa a ultranza de la austeridad «no siempre fue entendida en Europa».

Merz, destacó en su intervención cómo Schäuble representó a su Offenburg natal como parlamentario durante 14 legislaturas y enfatizó su legado como parlamentario y como político. «Fue presidente del Bundestag, jefe de partido, presidente de grupo parlamentario, ministro. Encajó golpes políticos y personales», afirmó por su parte la presidenta de la cámara baja alemana, Bärbel Bas, en alusión al atentado que le dejó en silla de ruedas en 1991.

«Aprendió el oficio político de quienes levantaron de nuevo nuestra democracia. No la daba por descontada, sabía que tenía que ser defendida», subrayó Bas.

En la catedral de Berlín, la obispa luterana Kirsten Fehrs recordó a Schaeuble como un «imponente antipopulista, como los que necesitamos en estos tiempos«.