Actualizado

Nicolás Maduro prosigue su ofensiva contra las elecciones libres y democráticas al diagnosticar que los Acuerdos de Barbados entre gobierno y oposición, auspiciados por Estados Unidos, agonizan al ritmo que marca la revolución.

«Los acuerdos de Barbados están heridos de muerte, los declaro en terapia intensiva. Los apuñalaron, los patearon… Ojalá podamos salvarlos y empujar a través del diálogo grandes acuerdos de consenso nacional sin cartas escondidas y planes macabros para asesinarme y llenar de violencia el país», profirió el ‘presidente pueblo’ durante la reunión del Consejo Federal de Gobierno.

La estrategia puesta en marcha por la revolución para justificar que no se avance para la realización de unas elecciones como las pactadas se justifica en las «conspiraciones» desveladas en los últimos días. Maduro ordenó como respuesta el despliegue de la llamada ‘Furia Bolivariana’, que ha incluido la detención de cuatro coordinadores electorales de Vente Venezuela, el partido de María Corina Machado, y de Víctor Venegas, líder sindical de los maestros, también militante del partido. El fiscal chavista les implicó el viernes en un esperpéntico intento de asalto a cuarteles militares y a la gobernación del estado fronterizo del Táchira.

La inhabilitación de Machado

En medio de las nuevas turbulencias, la líder opositora espera que en las próximas horas el Tribunal Supremo (TSJ) dictamine acerca de su inhabilitación política. Una resolución «en el marco de Barbados», como avisó el propio TSJ, que no adelanta esperanzas para la oposición, ya que el fenómeno político que representa Machado aplastaría a Maduro en las urnas, con ventajas ahora en las encuestas de más de 60%. Así lo aseguró el jueves Jorge Rodríguez, jefe de la comisión negociadora gubernamental: «No hay forma de que esta mujer sea candidata a nada en ninguna elección. Con sanciones o sin sanciones, con oposiciones o sin oposiciones».

Así lo adelantó el jueves Jorge Rodríguez, jefe de la comisión negociadora gubernamental: «No hay forma de que esta mujer (se refiere a Machado) sea candidata a nada en ninguna elección. Con sanciones o sin sanciones, con oposiciones o sin oposiciones, con observadores nacionales o internacionales… Y si no quieren, que no vengan».

Machado está actualmente inhabilitada por la Contraloría chavista, que cumpliendo órdenes del Palacio de Miraflores así lo dictaminó a finales de junio, cuando la candidata liberal avanzaba como un huracán hacia las elecciones primarias de la oposición, en las que finalmente arrasó. Se da la circunstancia de que ese contralor, Elvis Amoroso, se ha convertido en el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) que «arbitrará» las presidenciales de este año.

Su debut fue espectacular, de los que hacen época: engordó las urnas del referéndum sobre el Esequibo (territorio en disputa con la vecina Guyana) con al menos ocho millones de papeletas, según expertos y opositores.

«El chavismo ha perdido por completo el control social a través de dádivas, donde su base de apoyo electoral es de mínimo a nulo y donde los ingresos a sus bolsillos, que no al Estado, han mermado. Lo único que les queda es la represión. Y no es menor, pero no tienen más que eso. Por ello han decidido avanzar en el ataque a las ONG, al grupo cerrado de María Corina, a sindicalistas e incluso a militares. Ello incluye patear Barbados, lo que sería la sexta mesa de negociación que patean desde 2014«, explicó a EL MUNDO el politólogo Walter Molina.

«Vamos a por ustedes»

«Osnelli y Tineo, vamos a por ustedes. La Furia Bolivariana te sigue, Mario Bellorín. Vamos por ti». Las pintadas revolucionarias contra Vente Venezuela, María Corina Machado, partidos opositores, dirigentes, periodistas y otros colegios profesionales también han aparecido en contra de los maestros, quienes se mantienen firmes en sus protestas por sus salarios paupérrimos. El objetivo de la Furia Bolivariana en el estado Sucre, al este del país, son tres profesores de la zona. Los grafitis aparecieron en las paredes del Colegio de Profesores de Carúpano. Contra Bellorín, el más conocido, también se realizaron amenazas por ‘whatsapp’.