Actualizado
  • Europa Sunak logra el apoyo a la polémica «ley de Ruanda»

Rishi Sunak ha prometido fletar el primer vuelo con inmigrantes deportados a Ruanda «tan pronto como sea prácticamente posible». El ‘premier’ confirmó que los preparativos están ya en marcha, aunque no puso una fecha concreta en el horizonte y urgió a la Cámara de los Lores a finalizar los trámites legislativos en las próximas semanas.

Sunak conjuró ‘in extremis’ la rebelión del ala dura del Partido Conservador y logró el apoyo de la Cámara de los Comunes a la «Ley de Ruanda» a última hora del miércoles por 320 votos a favor y 276 en contra, con la oposición frontal del Partido Laborista por considerar que la deportación de inmigrantes pendientes de asilo al país africano es una práctica «inmoral y costosa».

Once diputados ‘tories’ votaron también en contra de la ley (entre ellos la ex secretaria de Interior Suella Braverman y el ex secretario de Estado de inmigración Robert Jenrick) reclamando sin embargo medidas aún más duras, como la renuncia a la Convención Europea de Derechos Humanos de 1953 o la imposibilidad de presentar recursos legales contra las deportaciones.

Con el lema «Stop the boats» («Parad los botes») escrito en el atril, el ‘premier’ compareció ante los medios horas después de la tensa jornada parlamentaria en la que libró un personalísimo pulso con el ala derecha del partido, la misma que cerró filas por un Brexit «duro» durante el mandato de Theresa May.

Sunak restó importancia a las divisiones internas y aseguró que la Ley de Ruanda responde a «la voluntad del pueblo» de hacer frente a la inmigración ilegal. «El tratado que hemos firmado y esta legislación, que ha sido aprobada sin enmiendas, determinan que Ruanda es una país seguro» declaró el ‘premier’.

«Solo queda una cuestión ahora», advirtió. «¿Intentará la oposición frustrar la voluntad del pueblo expresada por la Cámara de los Comunes en la Cámara de los Lores? ¿O se subirán finalmente a bordo y harán lo correcto?».

«Tenemos un plan, y el plan está funcionando», reiteró Sunak, recalcando cómo las travesías de inmigrantes irregulares en el Canal de la Mancha cayeron un tercio entre el 2022 y el 2023 (de 43.774 a 29.437). El ‘premier’ aseguró que las deportaciones a Ruanda servirán de elemento disuasorio cuando puedan empezar los vuelos rumbo a Kigali, previsiblemente la próxima primavera.

El primer intento de fletar un avión rumbo a Ruanda con inmigrantes pendientes de la solicitud de asilo ocurrió el 14 de junio del 2022, cuando Boris Johnson era primer ministro. La intervención de última hora del Tribunal Europeo de Derechos Humanos frustró sin embargo la operación y dio pie a una batalla legal entre el Gobierno británico y varias ONG que acabó en el Supremo y forzó la tramitación de la Ley de Ruanda para intentar sortear futuras acciones legales.