• Venezuela Descalabro para Nicolás Maduro en su referéndum patriótico
  • Primer plano El drama de los más de ocho millones de venezolanos forzados a huir
  • Latinoamérica El éxodo latinoamericano vuelve a subirse a ‘La Bestia’: «Es un riesgo muy alto, pero es un paso que tenemos que dar para cambiar de vida»

Nicolás Maduro dio por aprobado el referéndum sobre el territorio en disputa con Guyana, que incluye su anexión, tras una jornada marcada por la alta abstención, las sombras y los resultados confusos. De esta forma los casi 160.000 kilómetros cuadrados del Esequibo pasarían a convertirse en el estado número 24 de la República Bolivariana, pese a que este territorio fronterizo es administrado hoy por el gobierno de Guyana.

Y todo ello por obra y gracia de una consulta no vinculante que resultó un fracaso para el régimen chavista, a quien el pueblo venezolano volvió a dar la espalda. Según las cifras «oficiales» dadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), intencionadamente confusas para maquillar el descalabro, el número de votos favorables a las tesis del gobierno hubieran sobrepasado los 10,5 millones, pero al ser cinco preguntas por elector supondría que el número de votantes alcanzaría los 2,1 millones. En definitiva, 400.000 menos que las primarias autogestionadas por la oposición, realizadas en octubre.

«El pueblo de Venezuela ha hablado alto y claro para luchar por la patria y el futuro. Constituye el primer paso de la nueva etapa histórica», arengó el «hijo de Chávez». «¡Gloria al bravo pueblo! Maravillosa e histórica jornada electoral. Con más de 10 millones de votos, Venezuela ejerce su soberanía y le dice al mundo que el Esequibo nos pertenece», clamó por su parte la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

La desafección nacional obligó al chavismo a mantener los centros electorales abiertos durante dos horas más de lo establecido, además de forzar y hostigar a empleados públicos, militares y beneficiarios de los sistemas de ayuda para que acudieran a votar.

Pese a ello, las calles permanecieron semivacías y las colas que inundaron el país durante las primarias opositoras solo aparecieron cuando hacía falta filmar para los canales públicos. «Fueron 2,1 millones de electores que multiplicado por cinco da la posverdad del discurso oficial», precisó el politólogo Nicmer Evans.

Los venezolanos que acudieron a las urnas, incluidos varios dirigentes opositores, también aprobaron el resto de las preguntas: rechazar el Laudo Arbitral de París de 1899 (que favorecía a Guyana), aprobar el Acuerdo de Ginebra de 1966, el no reconocimiento de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y la denuncia contra el intento de Guyana el mar pendiente por delimitar entre ambos países.