• Oceanía Caos en Australia por las inundaciones: cientos de evacuados, un aeropuerto anegado y cocodrilos en las ciudades

Las autoridades australianas luchan este martes contra un incendio forestal cerca de la ciudad de Narrabri (en el este del país, en el estado de Nueva Gales del Sur), que duplicó este lunes por la noche la extensión de su alcance hasta las 110.000 hectáreas y además causó una peligrosa tormenta eléctrica.

Este incendio, cuyo tamaño equivale a casi dos veces la superficie que ocupa la ciudad española de Madrid, arde sin control de forma «peligrosa y errática» en el bosque de Pilliga, unos 17 kilómetros al sur de Narrabri, dijo hoy el Servicio Rural de Bomberos del estado australiano de Nueva Gales del Sur en su página web.

Los bomberos también informaron de que el fuego generó anoche su propia tormenta eléctrica o «pirocúmulos», que son potentes columnas de aire caliente que se desprenden con la suficiente fuerza como para producir sus propias nubes y que provocan la propagación de cenizas a mucha distancia, capaces de generar otros fuegos.

Según la cadena pública australiana ABC, los habitantes de la ciudad de Dubbo, a unos 200 kilómetros del incendio, han reportado que han caído hoy cenizas del cielo.

A raíz de este frente de llamas, los bomberos pidieron a los residentes de las localidades de Baan Baa, Willala, Goolhi, Rocky Glen y Stannix Park que busquen refugio, dado que es demasiado tarde para salir de este lugar, donde se pronostican temperaturas de unos 35 grados.

Además, el humo de los incendios en el norte del estado ha alcanzado el noroeste de Nueva Gales del Sur, en la región de Hunter, e incluso el área metropolitana de Sídney, a unos 520 kilómetros de distancia de Narrabri, el cual se espera que los vientos disipen esta tarde, explicaron los bomberos en X (Twitter).

Unos 450 bomberos tratan hoy de extinguir un total de más de 60 incendios, 15 de ellos descontrolados, en Nueva Gales del Sur, en medio de altas temperaturas en dicho estado, mientras que el vecino Queensland lucha contra poderosas inundaciones causadas por el paso la semana pasada del ciclón Jasper.

Australia, donde la crisis climática ha agravado las catástrofes meteorológicas, se enfrenta este año a un clima más seco del habitual debido a El Niño, un fenómeno natural provocado por las corrientes en el océano Pacífico que, agravado por el calentamiento global, podría ocasionar devastadores desastres.

Este año ya se han registrado grandes y destructivos incendios forestales a lo largo de octubre en los orientales estados de Nueva Gales del Sur y Queensland, que se cobraron la vida de al menos tres personas.