Actualizado
  • La carrera hacia la Casa Blanca La prensa progresista estadounidense crucifica a Biden y exige que se retire “como último servicio nacional”.
  • Estados Unidos de América El frágil y tembloroso Biden fracasa contra Trump y anima a los demócratas que piden otro candidato que le sustituya

¿Qué pasaría si la debacle de Joe Biden en el debate con Donald Trump no tuviera ningún efecto en los votantes? En otras palabras: ¿podría todo lo que se dice sobre la continuación de Biden en la carrera ser sólo algo para lo que los estadounidenses llaman las “clases parlantes”, compuestas por la trinidad de políticos, académicos y periodistas, a quienes ahora debemos agregar una cuarta clase? , ¿“expertos” de las redes sociales, también llamados “influencers” para abreviar?

Estas preguntas se basan en algunos hechos y algunas interpretaciones del debate del jueves. El hecho más contundente es el reducido número de asistentes a la reunión. Sólo 47,9 millones de personas lo vieron por televisiónSegún datos de la empresa organizadora CNN. Esto supone un fuerte descenso del 34,5% respecto a los 73,1 millones de espectadores que presenciaron el primer encuentro entre Trump y Biden en las elecciones de 2020, si tenemos en cuenta que en esas elecciones votaron 159 millones de personas: 81,3 millones por Biden y 74,2 millones. . Para Trump y más de cuatro millones de candidatos más, resulta que sólo uno de cada tres votantes probables vio el debate. Y aunque estas cifras aún no incluyen las audiencias online, todo indica que también fueron muy inferiores a las de hace cuatro años, cuando casi dos tercios de los espectadores dieron la victoria a Biden, que es exactamente el porcentaje de los que ahora dicen que Trump había ganado.

La falta de interés público podría explicar por qué esto es tan La discusión puede tener poco impacto en las intenciones de votoAsí lo confirma también un estudio realizado por la empresa de encuestas Ipsos y el sitio web de estadísticas 538, afiliado a la cadena de televisión estadounidense ABC. Según Ipsos y 538, el total de votos de Biden cayó 1,5 puntos porcentuales, del 48,2% al 46,7%, mientras que el total de votos de Trump aumentó sólo cuatro décimas, del 43,5% al ​​43,9%. Esto puede confirmar la impresión de que el desempeño de Trump no fue bueno, pero el desempeño de Biden fue peor que malo. En este contexto, es natural que la votación sea por el candidato independiente contrario a la vacuna. Robert Kennedy Pasó del 17,3% al 18,4%. La gran pregunta es si Kennedy obtuvo esos votos de votantes desilusionados con Biden y que, sin embargo, no se unirían a las filas de Trump. Hasta ahora, Kennedy ha recibido votos de los principales candidatos, pero principalmente de los republicanos.

Sin embargo, estas cifras no son buenas para Biden, por una sencilla razón: el sistema electoral estadounidense favorece mucho a los estados menos poblados. No basta que un demócrata llegue a la Casa Blanca para obtener una ligera ventaja sobre su rival republicano. Hillary Clinton Recibió 2,9 millones de votos más que Trump y perdió. Incluso en 2020, a pesar de vencer a Trump por 7,1 millones de votos, Biden podría haber perdido si hubiera recibido 44.000 votos menos en tres estados: Georgia, Arizona y Wisconsin. Los siete millones de papeletas restantes no le servirán de nada. Por tanto, Biden tenía que ganar. El mero hecho de perder simplemente refuerza el liderazgo de Trump en la carrera.

Mantener el debate alejado de las elecciones era parte de la estrategia demócrata. Como explica el empresario hispano juan verdeEs parte del Consejo Asesor de la Casa Blanca y del Consejo Presidencial de Exportación. «Esta fecha fue elegida para que hubiera suficiente tiempo para regresar y recuperarse».. Biden ciertamente tiene un camino difícil hacia la recuperación por delante… si lo logra.