• Segunda vuelta Tres mujeres y dos candidatos: el poder femenino, clave en la batalla por la Casa Rosada
  • Primarias El peronismo da la gran sorpresa: gana las elecciones y se jugará la presidencia en una segunda vuelta con Milei

Javier Milei cerró ayer la campaña electoral subido a una ola de euforia sostenida en dos razones: el masivo acto popular en Córdoba, provincia clave, y el apoyo encendido y en persona de Patricia Bullrich, «dueña» de un 23,8 por ciento de los votos en la primera vuelta de octubre.

El ultraliberal populista llega con una leve ventaja a la segunda vuelta de este domingo, coinciden la mayoría de las encuestadoras, muy desprestigiadas en Argentina. Mientras Milei se daba un baño de masas en el segundo distrito electoral con más votantes del país, fuertemente anti kirchnerista, el peronista Sergio Massa cerraba su campaña en un tradicional colegio secundario, el Carlos Pellegrini, buscando demostrar que no es tan cierto eso de que la juventud apoya a Milei.

«Javier, te tocó el turno, ganaste y te acompañamos con patriotismo», dijo una enérgica Bullrich en un emotivo acto que vio abrazarse a Milei y la ex candidata durante varios segundos. Las durísimas descalificaciones que se cruzaron durante la campaña fueron olvidadas para un objetivo común: sacar al peronismo de la Casa Rosada, que controló 16 de los últimos 20 años.

La metamorfosis de Milei, conocido por sus excesos verbales y muchas propuestas entre extravagantes y peligrosas, es acelerada. En los últimos días insistió en la necesidad de un «cambio», el gran mantra de Juntos por el Cambio, la coalición de Bullrich, en detrimento de la «libertad», su gran lema. Y, en un video visto masivamente en las redes sociales, hizo campaña desmintiendo a Massa e incluso a sí mismo.

No privatizará la educación, no privatizará la salud, no habrá mercado de venta de órganos, tampoco venta libre de armas. El objetivo es claro: captar el voto de aquellos que no quieren que el peronismo siga gobernando, pero que se espantan ante las propuestas del ultraliberal populista. Córdoba, que en 2019 votó en un 71,5 por ciento a favor de la frustrada reelección de Mauricio Macri, aporta casi el nueve por ciento del padrón nacional de votantes. MIlei obtuvo el 33 por ciento de los votos en la primera vuelta, llegar a los guarismos de Macri lo acercaría mucho a la Casa Rosada.

En esa batalla voto a voto, La Libertad Avanza (LLA), el partido de Milei, insistió en la última semana en la posibilidad de que se les robe una cantidad de votos que convierta en fraudulenta a la elección. Esa insistencia fue criticada por muchos integrantes de todo el arco político, que destacan el hecho de que el sistema electoral argentino funcionó sin problemas en los últimos 40 años. En ese sentido, Milei sigue también en este aspecto el manual de Jair Bolsonaro, que en 2022 fue insistente en el supuesto fraude de cara a la elección que terminaría perdiendo con Luiz Inácio Lula da Silva.

«Exactamente», respondió Milei cuando se le preguntó si temía un fraude. «El oficialismo está dando muestras de desesperación muy groseras y son capaces de apelar a cualquier artilugio con tal de retener el poder».

En Argentina se dan casos de robos de boletas y manipulaciones en el recuento de votos, pero son aislados. El sistema de fiscalización, a cargo de cada fuerza política, funciona. De eso hablaron Milei y el ex presidente Mauricio Macri en una reunión este lunes: cómo engarzar a los equipos fiscalizadores de ambas fuerzas políticas. «El presidente Macri y la señora Bullrich son dos patriotas: nos ofrecen todo su apoyo a cambio de nada», aseguró Milei.

En el patio central del colegio Pellegrini, Massa recibió un baño de masas. «Les pido que a los que tengan cerca les expliquen los daños de las otras propuestas y traten de convencerlos. Sin faltarles el respeto. Les pido que me ayuden. El voto joven es súper importante en términos de participación electoral y de definición del proceso electoral», dijo el peronista en un fervoroso discurso de 40 minutos de duración.

«Que este sea nuestro cierre de campaña representa el país que queremos. Vengo a decirles que vamos a defender y mejorar la educación pública, inclusiva y gratuita», añadió el ministro de Economía, que saltó abrazado a los jóvenes cantando «el domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar» y agradeció a su audiencia: «Si me faltaba combustible y energía para llegar al domingo, ustedes me lo dieron. Gracias, de corazón».