• Venezuela Maduro libera a dos presos estadounidenses

El Acuerdo de Barbados entre gobierno bolivariano y la oposición, y la negociación paralela contrarreloj con Estados Unidos, han posibilitado un canje múltiple de presos, más allá de lo que se vaticinaba en las últimas horas. A cambio de la libertad del magnate colombiano Alex Saab, principal operador financiero de la revolución y testaferro de Nicolás Maduro según las investigaciones de la Fiscalía venezolana, el chavismo entregará a las autoridades de Washington a una decena de rehenes de origen o nacionalidad estadounidense, confirmaron a EL MUNDO fuentes de la oposición venezolana.

El canje, en el que están incluidos Airan Berry y Luke Denman, los dos exboinas verdes que participaron en el fracasado desembarco de la Operación Gedeón en 2020, se realizará en un lugar del Caribe en las próximas horas.

En paralelo, también se espera la libertad de un grupo de prisioneros políticos venezolanos en las próximas horas. El último que pasó a engrosar la lista de 276 presos políticos es Roberto Abdul, presidente de la organización electoral Súmate y uno de los organizadores de las exitosas primarias opositoras de octubre.

Este canje supone para Nicolás Maduro una victoria más que personal, ya que convirtió la liberación del falso diplomático venezolano, enriquecido a través de sus negocios y corruptelas con el chavismo, en un asunto de Estado. Según las investigaciones de la oposición, Maduro gastó 170 millones de dólares en la libertad de quien fuera un empresario de baja monta en su Barranquilla natal, hasta que su amiga la senadora colombiana Piedad Córdoba le introdujera en el Palacio de Miraflores.

Desde ese momento comenzaron los grandes negocios con la construcción de viviendas para pobres y gimnasios verticales, muchos inacabados; la compra e importación de alimentos subvencionados, con múltiples quejas por su mala calidad; el control cambiario, el contrabando de oro y las operaciones clandestinas de petróleo.

Uno de los grandes beneficiados de la operación para liberar a Saab fue el despacho de abogados de Baltasar Garzón, que lideró su defensa mientras se juzgaba en Cabo Verde su extradición a Estados Unidos, como finalmente ocurrió. Ahora, 42 meses después de la trampa que le montó el FBI en el país africano, recupera la libertad.

Ya el año pasado Maduro alcanzó otra gran victoria diplomática al canjear a sus dos narcosobrinos por siete estadounidenses apresados por la revolución. Efraín Campo Flores (37 años) y Franqui Flores de Freitas (38), sobrinos de la «primera combatiente revolucionaria» y mujer de Maduro, Cilia Flores, alcanzaron la fama tras protagonizar una operación de película por parte de la DEA, que les detuvo por sorpresa en Haití y los trasladó a Nueva York gracias a una extradición exprés. Fueron condenados a 18 años de prisión por conspirar para traficar con 800 kilos de cocaína.

El gobierno de Joe Biden consiguió en aquel momento la puesta en libertad de los cinco directivos de Citgo, la filial estadounidense de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), y los ciudadanos Osmar Khan y Matthew Heath.