Actualizado
  • Podcast El fenómeno Bukele arrasa en El Salvador y América Latina: «Dios lo ha elegido»
  • El Salvador De combatir a las pandillas a derrotarlas: el reto del segundo mandato de Bukele

El Tribunal Supremo Electoral ha declarado fallido el escrutinio preliminar de las elecciones presidenciales y legislativas de El Salvador del pasado domingo en las que Nayib Bukele se autoproclamó ganador «de acuerdo a nuestros números con más del 85% de los votos y un mínimo de 58 de 60 diputados en la Asamblea Legislativa». Por ello, la magistrada presidenta, Dora Esmeralda Martínez de Barahona, ha anunciado que abrirán 2.547 de las 8.562 urnas de la elección presidencial, así como el cien por cien de la elección legislativa para contar «voto por voto».

A pesar de que varios líderes mundiales ya han felicitado a Bukele por su victoria, aún no se ha hecho oficial por parte del TSE, debido a que solo ha sido posible contabilizar el 70,25% de las actas procesadas (6.015) que otorgan 1,6 millones de votos al candidato de Nuevas Ideas, diez veces más que su principal rival Manuel ‘El Chino’ Flores, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, que logró 139.025 sufragios.

Mientras, en la Asamblea Legislativa únicamente ha sido posible contabilizar el 5,06 por ciento de las actas, lo que supone 434 de 8.562, razón por la cual el TSE ha decidido abrir todas las urnas de las elecciones legislativas, así como el 30% que queda por contar en las presidenciales, de modo que, en total, serán abiertas 11.109 urnas, tras los reclamos recibidos por los partidos de la oposición por los fallos en el sistema de transmisión de resultados electorales.

Inconvenientes

Será este martes cuando el TSE inicie el escrutinio definitivo aceptando únicamente, de momento, las 6.015 actas de escrutinio de elección presidencial que sí pudieron ser digitalizadas y transmitidas, mientras que descartará las actas manuales que, a las 02.12 horas del lunes ordenó realizar a las Juntas Receptoras de Votos, «debido a múltiples acciones que han dificultado el desarrollo de las actividades de transmisión de resultados preliminares y por falta de papel de seguridad y otros factores ajenos a la voluntad del TSE». De momento, la única explicación que ha dado la presidenta del TSE para tomar esta decisión de contar voto por voto es que «algunos inconvenientes dificultaron que la transmisión fluyera como se tenía previsto».

Por otro lado, detalló que, en el caso de la elección presidencial, se abrirán los denominados paquetes electorales de las 2.547 Juntas Receptoras de Votos que no lograron transmitir resultados y este proceso se hará frente a la Fiscalía General de la República, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, partidos políticos, la Junta de Vigilancia Electoral y observadores internacionales.

En el caso de la elección de los 60 diputados de la Asamblea Legislativa, el TSE adelantó que se abrirá el 100% de los paquetes electorales, puesto que «debido a la complejidad del escrutinio de votos enteros, votos fraccionados y marcas de preferencia por candidatura» no fue posible efectuar la transmisión de la mayor parte de las actas.

Anomalías

Medios de comunicación locales publicaron el día de las elecciones que se habían producido anomalías, como duplicarse los resultados de papeletas introducidas en el sistema, mientras que un técnico aseguró que podría haber sido un error de programación del software para el conteo de mesa, basado en las elecciones de 2021, cuando había 84 diputados y no los 60 actuales que aprobó la Asamblea Legislativa a propuesta de Bukele.

Asimismo, estos medios publicaron que ciudadanos que conformaron las Juntas Receptoras de Voto denunciaron la caída del sistema de transmisión, lentitud de conexión a internet, falta de papel foliado para imprimir las actas y hasta errores del sistema que duplicaron y triplicaron los votos para el partido oficialista, Nuevas Ideas.

Por su parte, el Bloque de Resistencia y Rebeldía Popular, integrado por organizaciones sociales y populares de izquierda, tachó de «fraude electoral» las elecciones presidenciales y legislativas del domingo y rechazó la autoproclamación de Bukele como vencedor. Así, denunció que, para garantizar el «fraude» a favor del partido de Gobierno, «el régimen también modificó ilegalmente el sistema electoral y violó muchas disposiciones legales en el marco de la campaña». Por tanto, aseguró que «no reconoce los ilegales resultados electorales ni al régimen de facto que surgirá de esa farsa electoral».