Actualizado

Un tribunal de Pakistán condenó este sábado a siete años de cárcel al ex primer ministro de Pakistán Imran Khan y su esposa Bushra Bibi por matrimonio fraudulento, en la tercera sentencia contra el líder opositor esta semana y a tan solo días de las elecciones generales del 8 de febrero.

«Tras horas de audiencias apresuradas en el tribunal, sin interrogatorio de testigos y sin el debido proceso, es una burla de la ley», denunció un portavoz de la formación Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI) de Khan, Syed Zulfiqar Bukhari, al informar de la pena de siete años en prisión contra ambos.

La condena de hoy llega después de que el ex marido de Bibi, Khawar Maneka, recurriera el pasado noviembre ante la justicia la nueva unión, por considerar que se trató de una boda fraudulenta.

Según Maneka, Bibi no respetó el periodo de tiempo que una mujer debe observar tras la disolución de su matrimonio o tras la muerte de su marido de acuerdo con la ley islámica.

Se trata de la tercera condena en una semana contra la antigua estrella del críquet de 71 años, en lo que el PTI ha denunciado como una persecución política para apartarle de las elecciones generales.

Para saber más

«Con la forma en que se están llevando a cabo estos juicios, habrá un enorme interrogante sobre las elecciones del 8 de febrero», dijo Bukhari.

Encarcelado desde agosto de 2022 y empantanado en una retahíla de casos, Khan fue condenado junto a Bibi el pasado miércoles a 14 años de prisión por corrupción, al no haber declarado el dinero obtenido por la venta de obsequios que recibió el ex primer ministro durante su mandato.

Esta sentencia se suma a otra de diez años, anunciada el pasado martes, por la revelación de unas conversaciones privadas y consideradas secretos de Estado.

Khan fue destituido como primer ministro por una moción de censura en abril de 2022, y ha culpado al poderoso Ejército paquistaní de estar detrás de su caída del poder.

A pesar de estar tras las rejas y de no poder participar en las elecciones generales, la antigua estrella del críquet sigue siendo uno de los políticos más populares del país y su formación aspira a hacerse con las riendas del país.

El PTI es uno de los partidos principales en la disputa de las elecciones junto con la Liga Musulmana-N (PML-N) del ex primer ministro Nawaz Sharif, que en los últimos meses volvió de un exilio autoimpuesto y se ha visto desembarazado por los tribunales de las condenas que impedían su participación en la vida política.