Un espectacular incendio se ha producido en un Airbus A350 de Japan Airlines tras chocar con un avión de la Guardia Costera japonesa mientras aterrizaba en una pista del aeropuerto Haneda de Tokio.

Todos los pasajeros, 367 según informa Japan Airlines, y los 12 tripulantes han sido evacuados del avión sin que hubiera heridos, antes de que éste acabara totalmente calcinado tras ser devorado por las llamas. En cambio, cinco de los seis tripulantes del aparato de la Guardia Costera han fallecido en el suceso. Solo el capitán de la nave ha podido salir con vida del aparato, ha informado el ministro de Transporte.

Ni la Guardia Costera nipona ni la Agencia Meteorológica apuntaron al motivo del accidente, ya que no se habían producido condiciones meteorológicas adversas ni fuertes vientos, según señalaron.

Momento en el que el avión aterriza y acaba envuelto en llamas en el aeropuerto de Haneda de Japón

Las imágenes mostraban llamas saliendo de las ventanillas del avión, el vuelo 516 de JAL que había salido del aeropuerto Shin Chitose (Hokkaido) con destino a Haneda, que se ha calcinado por completo.

Un video publicado en la red social X muestra a personas deslizándose por un tobogán de emergencia del avión de pasajeros, mientras las llamas consumían la parte trasera de la aeronave. Pese a la intervención de los bomberos que rociaron el fuselaje, las llamas se propagaron por todo el aparato tras la evacuación de los pasajeros.

Justo antes se puede apreciar una explosión producida por el choque con el aparato de la Guardia Costera, un MA722 que se dirigía a la base del aeropuerto de Nigata. Su misión era entregar ayuda humanitaria para los afectados por el terremoto de magnitud 7,6 que azotó a Japón el primer día del año.

«Pensé que no sobreviviría»

El avión de pasajeros JAL 5016, un Airbus A50-900, llegaba procedente del aeropuerto de Shin-Chitose, cerca de Sapporo, en el norte de Japón. Entre los pasajeros del avión de línea había ocho niños, precisó la agencia de noticias japonesa Kyodo.

«El humo empezó a llenar el avión y pensé: ‘esto podría acabar mal'», ha dicho un pasajero a los periodistas en el aeropuerto. «Escuchamos un anuncio de que las puertas de atrás y del medio no se podían abrir. Así que todo el mundo desembarcó por la parte delantera», ha añadido.

Una pasajera ha contado que a medida que el fuego se propagaba resultaba cada más difícil ver dentro del aparato. «Hacía mucho calor dentro del avión y, para ser sincera, pensé que no sobreviviría», ha declarado a NHK.

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, rindió homenaje a los guardacostas fallecidos. «Estos empleados tenían un alto sentido de la misión y la responsabilidad en las zonas siniestradas, y esto es muy lamentable», ha dicho , expresando su «respeto» y «gratitud».

Todos los vuelos domésticos de Tokio Haneda fueron anulados, según la web del aeropuerto, pero se mantenía la mayoría de vuelos internacionales. Tokio Haneda es uno de los dos aeropuertos internacionales de la capital japonesa y uno de los más transitados del mundo.