La Unión de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONE) ha endurecido su cerco en torno al presidente Guillermo Lasso, asediado por la violencia del narcotráfico y escándalos de corrupción y en un estado de grave vulnerabilidad política tras la derrota en el referéndum del 5 de febrero. El objetivo es el mismo que busca desde el exterior el expresidente Rafael Correa, prófugo condenado a ocho años de prisión por corrupción, y gran parte de la Asamblea Nacional: fuerza para derrocar al presidente conservador.

El radical declaró: “Nos declaramos en permanente movilización y asamblea, y radicalizamos la lucha en los territorios en defensa de nuestras reivindicaciones históricas como pueblos y nacionalidades”. Isa Leónidasel líder supremo de los Kunai, que llegó a exigir que Lasso «dimitiera por su incapacidad para gobernar».

Iza no solo alentó al parlamento a acusar al presidente, sino que también El gobierno amenazó con declarar un levantamiento indígena Y el paro nacional si Lasso se ve obligado a aprobar la «cruz de la muerte», un mecanismo constitucional que facilita la capacidad del presidente para disolver la Asamblea Nacional y convocar elecciones generales. Durante el período de transición de cinco meses hasta el día de las elecciones, el presidente gobierna por decreto.

Las amenazas de Iza, quien se veía a sí mismo como un apologista del «comunismo indio americano», se produjeron después de que el consejo ampliado de líderes y estructuras de base del Movimiento Nativo decidiera romper el diálogo con el gobierno y retirar a sus delegados de las mesas de observación del movimiento. Acuerdos que pusieron fin a la toma indígena de Quito el año pasado. actualmente, Los indígenas no decidieron marchar sobre la capital, pero esa es una posibilidad Esto no está excluido, como Isa dejó claro en sus propias palabras. Sin embargo, la Conaie se sumará a las manifestaciones el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

“Es claro que el gobierno de Ecuador está cumpliendo con sus acuerdos y trabajará arduamente para seguir haciéndolo y realizando las tareas necesarias para el bienestar de los ecuatorianos, no estamos cortando ningún diálogo, estamos abogando por la racionalidad y la paz”, dijo Henri Cocalon, el nuevo secretario de Estado designado por Laso tras el fracaso del referéndum.

En anteriores tomas de Quito, los indígenas habían logrado poner a los gobiernos contra las cuerdas. En octubre de 2019, en su Asedio contra el Jefe lenin moreno, abrió una serie de protestas sociales y políticas que afectaron a otros países, como Chile, Bolivia y Colombia. En junio del año pasado firmaron un acuerdo con Lasso para bajar el precio del combustible tras dos semanas de repostaje. 6 muertos y más de 500 heridos. La Iglesia Católica desempeñó el papel de mediador entre las dos partes.

Anteriormente, las protestas indígenas afectaron la caída de los presidentes Abdalla Bucaram, Lucio Gutiérrez y Jamil Moawad.