• Argentina Locura en Argentina ante la continua suba del dólar

Néstor y Christina Kirchner presionaron a los jueces para que enviaran a prisión en 2010 a Jorge Bergoglio, quien se convertiría en el Papa Francisco tres años después. No lo dijo cualquiera, lo afirmó el mismo jefe de la Iglesia católica en una conversación con los jesuitas húngaros que acababa de conocer.

«Algunos en el gobierno querían ‘cortarme la cabeza'», dijo Francisco en la entrevista publicada por la revista cultural. La Civiltà CattolicaEstablecido en 1850.

En sus años como arzobispo de Buenos Aires, que coincidieron con los gobiernos de Kirchner a partir de 2003, Bergoglio fue visto por la Casa Rosada como un enemigo. El sacerdote criticó el creciente narcotráfico y la corrupciónLa ley del matrimonio entre personas del mismo sexo y la promoción de la libertad del aborto. Fue así como el 13 de marzo de 2013, cuando Bergoglio se convirtió en el primer Papa latinoamericano y argentino de la historia, la reacción de Christina Kirchner, entonces presidenta, fue de asombro.

Esta reacción fue lenta y notablemente fría. Desde el medio kirchneriano se difundió que el nuevo Papa era un colaborador activo de la dictadura militar que gobernó el país entre 1976 y 1983. Pero pronto, antes de que surgieran evidencias de que no pudo ser movido de la sede de Pedro, Christina cambió y se convirtió en una visitante habitual del Vaticano.. Francisco se mostró amable y sonriente con ella, una viuda relativamente reciente, y se pasó por alto la frase: «Cuida a Cristina».

Pero en 2010, las cosas fueron diferentes. Bergoglio iba a declarar como testigo en el juicio a 18 militares de la Escuela Naval de Mecánica (ESMA) por los llamados «vuelos de la muerte», que consistían en arrojar bodegones desde aeronaves a las aguas del Río de la Plata o el Bergoglio fue acusado de traicionar a dos Dos sacerdotes jesuitas trabajaban en barrios populares y eran simpatizantes de la guerrilla montonera, algo que papá niega hoy. Ferenc Jalicks y Orlando Iorio fueron detenidos y torturados.

La historia surgió a partir de una pregunta dirigida al Papa por un jesuita húngaro, que estaba preocupado por lo que le había pasado a su compatriota en Argentina.

“Jálics fue mi padre espiritual y mi confesor durante los primeros dos años de teología. Había una célula guerrillera en mi barrio. Pero los jesuitas no tenían nada que ver con ellos: eran sacerdotes, no políticos. inocente. No encontraron nada. Los acusan de eso, pero tuvieron que pasar nueve meses en prisión, y fueron amenazados y torturados. Luego los liberaron, pero estas cosas dejaron heridas profundas. Galix vino a verme de inmediato, y nosotros Le aconsejé que fuera a ver a su madre a los Estados Unidos”, dijo el Papa durante una conversación con los jesuitas húngaros el 29 de abril en Budapest.

“La situación era realmente muy incierta y confusa. Luego surgió la leyenda de que yo era quien los había entregado a la cárcel. El mes pasado la Conferencia Episcopal Argentina publicó dos tomos, de los tres previstos, con todos los documentos pertinentes de lo que pasó entre la Iglesia y el ejército… Está todo ahí».

Según Bergoglio, Kirchner quería «cortarle la cabeza». “No hablaron mucho de este caso Jälich, pero cuestionaron toda mi forma de actuar durante la dictadura. Entonces, me citaron a juicio. Me dieron la posibilidad de elegir dónde hacer el interrogatorio. Elegí hacerlo. en el obispado. Fueron cuatro horas y 10 minutos. Fue uno de Los árbitros son muy tajantes con mi forma de comportarme. Siempre respondí con la verdad. Pero para mí, la única pregunta seria y fundada fue el abogado de el Partido Comunista. Gracias a esta pregunta, se aclararon las cosas. Al final, se demostró mi inocencia. Pero en ese juicio, no se dice casi nada sobre Yalich, sino sobre otros temas de personas que buscan ayuda”.

Como Papa, Bergoglio recibió la visita de un grupo de argentinos, entre los que se encontraban dos de los jueces de ese tribunal.

«Lo miré y lo miré, y él me dijo: ‘Lo sé'». «Me abrazó y se fue. Lo volví a ver y se presentó. Por eso». Siéntete en paz con esta historia. Sí, merezco ser juzgado por mis pecados, pero en este punto quiero ser claro. Vino otro de los tres jueces y me dijo claramente que el gobierno les había ordenado que me condenaran».

«Pero quiero agregar que cuando el ejército arrestó a Jalish y Yorio, la situación en Argentina era confusa y no estaba nada claro qué hacer. Hice lo que sentí que tenía que hacer para defenderlos. Fue una situación muy dolorosa». situación. Galix era un buen hombre, un hombre de Dios, un hombre que buscaba a Dios, pero fue víctima de un ambiente al que no pertenecía. Él mismo se dio cuenta. Era un ambiente guerrillero activo en el lugar donde estaba sirviendo como sacerdote. Pero en documentos que han sido publicados en dos tomos, usted podrá averiguar la verdad sobre este asunto». .

Galaks murió en febrero de 2021, a la edad de 93 años, de una enfermedad de las arterias coronarias cuando regresaba de un hospital a un asilo de ancianos en Budapest, Hungría, donde vivía desde 2017. Jório murió en 2000.