• Guerra de Ucrania El soldado universal: todos los ejércitos con el mismo uniforme
  • Guerra en Europa Ucrania viola la ‘impenetrable’ línea Surovikin

Anoche, Ucrania amplió sus ataques sobre suelo ruso al impactar con drones suicidas el cuartel del Distrito Militar Sur, ubicado en Rostov, que es el lugar desde el que se dirige la guerra. Si bien la inteligencia occidental asegura que las grandes decisiones las toma personalmente el autócrata Vladimir Putin desde el Kremlin, es en Rostov donde esas órdenes se gestionan. Se desconoce el número de víctimas, pero en ese lugar se encontraban, en el momento del ataque, altos mandos del ejército ruso.

Dos drones impactaron contra un edificio que se hizo célebre durante la rebelión del Wagner. De hecho, fue el primer paso que dio Evgeny Prigozhin en su camino hacia Moscú. Los tanques del grupo de mercenarios rodearon el cuartel y su guarnición se rindió sin pegar un solo tiro. Un vídeo registró el potente bombardeo, donde se aprecia una lengua de fuego elevándose sobre el edificio ya de noche.

Teniendo en cuenta que la región de Rostov es fronteriza con Ucrania, y que eso la coloca dentro del rango de los drones ucranianos, llama la atención que no hubiera un sistema antiaéreo digno de tal nombre en esa instalación militar, donde trabajaban altos oficiales del ejército ruso, al mismo nivel que en los barrios moscovitas en los que vive la élite dirigente del régimen, incluyendo el propio Putin, que están rodeados por varios sistemas antiaéreos Pantsir subidos a enormes peanas o incluso a edificios, como sucede con el ministerio de Defensa.

Coche con los símbolos del ejército ruso en el edificio atacado en Rostov.
Coche con los símbolos del ejército ruso en el edificio atacado en Rostov.OLGA MALTSEVAAFP

Los bombardeos ucranianos con drones se han vuelo habituales. El ataque a Rostov es parte de un raid mucho mayor, que incluyó Briansk y Moscú. De hecho, tanto ha crecido el brazo de Kiev que ya es capaz de llegar a 800 kilómetros de su propia frontera. Ante la destrucción de varios bombardeos estratégicos estacionados en sus aeródromos, como sucedió en Pskov o en Engels, los rusos han comenzado a colocar neumáticos de caucho en el fuselaje de estos aviones, como si esa capa de goma los fuera a preservar de la destrucción.

Cada vez más potentes

Ucrania está consiguiendo llevar la guerra más allá de sus fronteras gracias al desarrollo de sus drones, pero también de sus comandos. En algunos casos, sus aviones no tripulados son capaces de recorrer cientos de kilómetros de cielo ruso sin ser derribados para atacar bases, empresas militares o aeródromos. En otros casos, aún más inquietantes para el régimen de Moscú, los drones se están lanzando desde el propio territorio ruso, como los dos que impactaron contra el propio palacio del Kremlin, aparatos que no tienen la capacidad de recorrer grandes distancias por falta de autonomía.

La preocupación es tal que las purgas de Putin han llegado hasta la cúpula del generalato ruso. Konstantin Ogienko, general responsable de la defensa aérea de la región de Moscú, fue detenido ayer por una acusación de corrupción. El jefe de la inteligencia ucraniana, el general Kirilo Budanov, aseguró que los ataques a Rusia serían cada vez más «profundos». Ahora espera presentar un dron capaz de superar una autonomía de más de 1.000 kilómetros.