• Tensión Bélica Estados Unidos e Irán: una guerra de guerrillas en un territorio tan grande como media Europa

El Comando Central Naval de Estados Unidos (CENTCOM) anunció hoy que respondió a un ataque con fuego de los rebeldes chiíes hutíes en el Mar Rojo y hundió tres barcas de los atacantes, lo que marca las primeras víctimas del movimiento yemení en una confrontación directa con las fuerzas estadounidenses en esta vía marítima.

«El 31 de diciembre a las 6.30 hora local (3.30 GMT), el portacontenedores Maersk Hangzhou emitió una segunda llamada de socorro en menos de 24 horas informando de que estaba siendo atacado por cuatro pequeñas embarcaciones hutíes respaldadas por Irán», según Estados Unidos, que lidera la coalición naval creada este mes para garantizar la seguridad marítima internacional en el mar Rojo y el estrecho de Bab al Mandeb.

El comando estadounidense afirmó que las cuatro embarcaciones procedían de «zonas controladas por los hutíes del Yemen», que aún no han reivindicado la autoría de esta acción.

Las personas que se encontraban en dichas embarcaciones «dispararon» contra el portacontenedores de bandera de Singapur «con armas de pequeño calibre, llegando a acercarse a menos de 20 metros del buque, e intentaron abordarlo».

Pero -explica Estados Unidos- «un equipo de seguridad embarcado por contrato en el Maersk Hanzghou devolvió el fuego» y helicópteros estadounidenses respondieron a la llamada de socorro y en el proceso de emitir llamadas verbales a las pequeñas embarcaciones, éstas dispararon contra los helicópteros estadounidenses con armas de dotación y armas ligeras.

Los helicópteros estadounidenses «devolvieron el fuego en defensa propia, hundiendo tres de las cuatro pequeñas embarcaciones y matando a sus tripulantes. La cuarta embarcación huyó de la zona. No se produjeron daños personales ni materiales», concluyó el CENTCOM en el comunicado.

Es la segunda vez que este barco sufre un ataque supuestamente de los hutíes después de que ayer Estados Unidos derriba dos misiles procedentes de zonas de los rebeldes y que iban dirigidos contra el buque mercante.

El ataque tuvo lugar, según la Marina británica, a 60 millas al noroeste de Al Hudeida, uno de los principales puertos del Yemen y controlado por los hutíes.

Se trata de la primera confrontación directa entre Estados Unidos y los hutíes que deja víctimas entre los insurgentes desde que los rebeldes comenzaran a lanzar hace dos meses andanadas de misiles y drones contra el sur de Israel y también contra buques con la bandera del Estado judío o propiedad de empresas israelíes en el mar Rojo y el estrecho de Bab al Mandeb.

Después de haber suspendido el tránsito por esa zona, la naviera danesa Maersk decidió hace unos días reanudar su paso por el mar Rojo al anunciar Estados Unidos la creación de la nueva coalición naval para defender la seguridad marítima internacional.