Actualizado
  • Oriente Próximo Estados Unidos bombardea a los aliados de Irán en Siria e Irak como represalia por la muerte de tres de sus soldados el domingo pasado
  • Claves EEUU, entre la estrategia de disuasión en el Líbano y guerra abierta en el Mar Rojo
  • Tablero de juego Washington y Teherán, al borde de un conflicto abierto

Estados Unidos y Reino Unido lanzaron este sábado una nueva ola de ataques contra los hutíes en 13 lugares de Yemen por los ataques a buques en el Mar Rojo, confirmó el Pentágono.

«Estos ataques tienen como objetivo perturbar y degradar aún más las capacidades de los hutíes respaldados por Irán para llevar a cabo sus ataques imprudentes y desestabilizadores contra buques estadounidenses e internacionales que transitan legalmente por el Mar Rojo», indicó el Pentágono en un comunicado.

El Pentágono, además, señaló que contó con el «apoyo» Australia, Bahrein, Canadá, Dinamarca, los Países Bajos y Nueva Zelanda en esta acción militar.

Esta coalición atacó 13 lugares asociados con instalaciones de almacenamiento de armas, lanzadores de misiles, sistemas de defensa aérea y radares profundamente enterrados de los hutíes.

«Esta acción colectiva envía un mensaje claro a los hutíes de que seguirán sufriendo más consecuencias si no ponen fin a sus ataques ilegales contra el transporte marítimo y los buques de guerra internacionales», añadió el comunicado.

Este sábado, además, el Comando Central de Estados Unidos (Centcom, en inglés) relató a través de la red social X que en las últimas horas ha atacado «en defensa propia» seis misiles de crucero antibuque hutíes preparados para lanzarse contra barcos en el Mar Rojo y derribado una docena de drones.

El Centcom indicó que hoy a las 19.20 hora de Saná (16.20 GMT) identificaron los misiles de crucero en áreas de Yemen controladas por los hutíes y «determinaron que presentaban una amenaza inminente para los buques de la Armada estadounidense y los buques mercantes en la región».

«Esta acción protegerá la libertad de navegación y hará que las aguas internacionales sean más seguras para la Marina de EE. UU. y los buques mercantes», añadió.

El comando, además, anotó que ayer a las 10.30 hora de Saná (07.30 GMT), el destructor de la Armada estadounidense USS Carney atacó y derribó un vehículo aéreo no tripulado sobre el Golfo de Adén, una operación en la que «no se reportaron heridos ni daños».

Unas horas más tarde, a las 16.40 (13.40 GMT), las fuerzas del Comando Central de Estados Unidos llevaron a cabo ataques contra cuatro vehículos aéreos no tripulados hutíes que estaban preparados para su lanzamiento.

Otro ataque se produjo a las 21.20 horas (18.20 GMT), cuando el destructor USS Laboon y los F/A-18 del Grupo de Ataque de Portaaviones Dwight D. Eisenhower atacaron y derribaron siete vehículos aéreos no tripulados sobre el Mar Rojo, operación en la que tampoco se reportaron heridos ni daños.

Los hutíes, un grupo apoyado por Irán y considerado terrorista por Washington, han perpetrado decenas de ataques contra buques comerciales en el mar Rojo como represalia a la ofensiva que Israel lleva a cabo sobre la Franja de Gaza en su lucha contra Hamás.

Las últimas represalias contra el grupo yemení, que aumentan las tensiones en Oriente Medio, tuvieron lugar el mismo día en que Estados Unidos bombardeó decenas de objetivos en Irak y Siria, supuestamente vinculados con Irán, como represalia al ataque con dron de la semana pasada en el que murieron tres soldados estadounidenses.

El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo en un comunicado que no busca un conflicto en Oriente Medio, pero advirtió de que su país responderá de forma contundente a cualquier ataque. EFE